miércoles, 8 de noviembre de 2017

Entrevista a Juan López-Herrera en el Diario de Sevilla

¿Qué le lleva a escribir La ínsula inefable?
-La novela se nutre de experiencias diversas -algunas bastante pintorescas- en varios de los sitios en los que he vivido, desde Brasil a Perú, pasando por Cuba y la propia España. La trama central se inspira en una historia de cuyo inicio fui testigo en La Habana. Tiempo después, viviendo ya en Lima, me reencontré por azar con el protagonista de la historia y me di cuenta de que él no era consciente de lo que le había pasado, lo que me impactó profundamente. Pero no cuento más porque desvelo el misterio.
-La sinopsis indica que es un "caleidoscopio ibérico-tropical de días vividos en un vértigo de ron" con menciones a Ella, Julio Iglesias, seguidores del Dépor, Nino Bravo y un reputado polígrafo de Mondoñedo. ¿No es algo bizarro, como dirían los franceses?
-Dicho así, efectivamente puede parecer excesivo, pero creo que al final las piezas encajan sorprendentemente bien, aunque lo tendrán que juzgar los lectores. Los andaluces tendemos al barroquismo y nos movemos con naturalidad en el exceso. Y el sentido del humor andaluz es siempre un ejercicio de surrealismo.
-¿Es el Caribe su ínsula Barataria?
-No, cómo se dice al inicio de la novela, es más bien mi San Borondón, aquella isla mítica que creían avistar algunos navegantes pero que nadie consiguió jamás encontrar.

LEER MÁS

jueves, 2 de noviembre de 2017

"Memorias de dos jóvenes esposas" en la revista cultural Agitadoras

Dos voces se van alternando para construir la deliciosa historia que preside esta novela del francés Honoré de Balzac, que traduce Joaquín García Bravo para el sello Funambulista: de un lado tenemos a Armande-Louise-Marie de Chaulieu, que a los 18 años ha abandonado las dependencias un convento de carmelitas, tras permanecer en él la mitad de su existencia, y se ha instalado de nuevo en casa, en el aposento de su difunta abuela; del otro, a Renée de Maucombe, su íntima amiga, con quien se cartea y a quien revela hasta los pormenores más inauditos de su corazón y su cerebro. Louise explica que su reincorporación al mundo le está resultando muy agradable y que se nota perfectamente acomodada en él (“Soy un hermoso fruto verde y tengo una gracia primaveral”), mientras que Renée, mucho menos interesada en la mundanidad, prefiere acogerse a la idea de un matrimonio con Louis de la Estorade, con quien espera vivir tranquilamente en su retiro campestre. Estos dos modos de entender el mundo se van mostrando en las diferentes misivas que las jóvenes se intercambian y que sirven al novelista de Tours para trazar unos exquisitos retratos sobre ambas. Podría, desde luego, haberlo hecho por la vía narrativa convencional, con un narrador omnisciente y un elevado despliegue de detalles paisajísticos e históricos: a Balzac le sobraban recursos para acometer esa empresa y salir victorioso. Pero optó por otra ruta, que los lectores agradecemos mucho, porque nos parece más interesante: la de dejar que la historia se alce, se sostenga y se desarrolle sobre las voces sensibles, inteligentes, intrépidas y, sobre todo, profundamente analíticas de estas dos muchachas. Ellas se comunicarán reflexiones sobre el sentido del matrimonio, sobre la crianza de los hijos, sobre la libertad y autonomía de la mujer, sobre el poder del dinero, sobre las convenciones sociales y sobre mil temas más que, trenzándose, generan un fresco impagable sobre la Francia de su tiempo. Y todo ello, huelga decirlo, con una prosa de extrema elegancia, que convierte estas Memorias de dos jóvenes esposas en un relato de lectura tan placentera como educativa, tan fluida como inolvidable…

LEER MÁS

lunes, 30 de octubre de 2017

La vida y las aventuras de Jack Engle en Sonograma Magazine


Con « La vida y las aventuras de Jack Engle», el joven Whitman no se dio a conocer al público porque publicó anónimamente esta novela. No se sabe muy bien porqué. El hecho es que fue recuperada el año 2015 por Zachary Turpin, un estudioso de la obra de Walt Whitman que ejerce la docencia en la Universidad de Houston. Whitman, uno de los poetas más conocidos y adorados de América, que solía publicar con pseudónimos, no se hizo visible hasta que publicó «Leaves of Grass», el 1852, obra que representó para el autor el inicio de su creación literaria. Como poeta dio rienda suelta a un lirismo que, a pesar de vivir en un mundo de contradicciones, llega al corazón de cualquier lector de «este mundo» tan peligroso…
Gracias a la encomiable labor de Zachary Turpin se conoce esta novela corta, además de una serie de diarios y libros sobre la vida saludable que defendía Whitman. Resumiendo, el poeta americano publicaba, también, ficción.

LEER MÁS

martes, 24 de octubre de 2017

"Entrevista capotiana con Juan López-Herrera, autor de "La ínsula inefable"

En 1972, Truman Capote publicó un original texto que venía a ser la autobiografía que nunca escribió. Lo tituló «Autorretrato» (en Los perros ladran, Anagrama, 1999), y en él se entrevistaba a sí mismo con astucia y brillantez. Aquellas preguntas que sirvieron para proclamar sus frustraciones, deseos y costumbres, ahora, extraídas en su mayor parte, forman la siguiente «entrevista capotiana», con la que conoceremos la otra cara, la de la vida, de Juan López-Herrera.

Si tuviera que vivir en un solo lugar, sin poder salir jamás de él, ¿cuál elegiría?
En cualquier ciudad con al menos dos mil años de historia, cuyo corazón uno pueda recorrer a pie, donde sea posible desayunar en la calle de forma civilizada (cafelito y tostadas de manteca colorá) y donde uno pueda encontrarse con los amigos sin necesidad de citas previas. Puede que eso me limite a Sevilla y Cádiz, pero ya dijo mi paisano Fernando Villalón que el mundo se divide en dos partes: Sevilla y Cádiz.
¿Prefiere los animales a la gente?
No, claramente prefiero a la gente. Con todos mis respetos, creo que quienes prefieren a los animales suelen tener serios problemas de relacionamiento con sus semejantes. Acabo de vivir tres años en el Reino Unido y me produce cierta desazón que alguien dedique más mimos a un perro o un caballo que a un niño.
¿Es usted cruel?
No, al menos no conscientemente.
¿Tiene muchos amigos?
Sí, practico el culto de la amistad y soy muy fiel a mis amigos. Muchos de ellos son mis amigos de infancia y de colegio.
¿Qué cualidades busca en sus amigos?
Cada día más, la bondad.
¿Suelen decepcionarle sus amigos?
No, porque no espero de ellos más de lo que pueden dar.

LEER MÁS

miércoles, 11 de octubre de 2017

"Giovanni Episcopo" en Letras en vena

Gabriele D’Annunzio se consagró a finales del siglo XIX como uno de los máximos representantes del decadentismo literario europeo.
Sus estudios en la Facultad de Letras le abrieron las puertas de los salones aristocráticos de Roma.
Amante de la filosofía de Nietzeche, sus obras están marcadas por la exploración de la psicología humana y por autores rusos de la talla de Dovtoyevski.
Nos encontramos pues ante un clásico. Una pequeña joya literaria inédita hasta ahora en español. Se trata de una novela breve, un relato dramático en el que el infortunio caminan de la mano de nuestro protagonista: Giovanni . Un humilde empleado de archivo de carácter tranquilo que se hospeda en una pequeña pensión y que goza de una vida simple y ordenada. Hasta que una noche cualquiera, tras salir a dar una vuelta con sus “colegas” el destino lo une irremediablemente a Giulio Wanzer, un vividor sin escrúpulos que lo utiliza, como a todos, para sacar un beneficio.
De repente, su pasividad moral o su incapacidad de reacción lo empujan a seguir a Wanzer hasta otra pensión donde conocerá a Ginevra, una joven de la que se enamorará ciegamente. Por otro lado, Wazner desaparece de la ciudad, y éste aprovechará el momento para formar una familia. Aunque al principio piensa que ha conseguido lo que quería, pronto se da cuenta de que ni si quiera su mujer lo respeta. Lo único que daba sentido a su vida era Ciro, su ángel de luz, el que iluminaba la inmensa oscuridad en la que vivía inmerso…pero éste ya no está.
No olvidemos que se trata de la confesión de Episcopo, una canción desesperada marcada por la tragedia que ha significado su existencia.

LEER MÁS

martes, 3 de octubre de 2017

Entrevista en Todoliteratura a João Cerqueira sobre su novela "La tragedia de Fidel Castro"

LEER la entrevista en Todoliteratura
La traducción al inglés de la novela de João Cerqueira "A segunda vinda de Cristo à Terra, Jesus and Magdalene" finalista del Premio Book Excellence

lunes, 25 de septiembre de 2017

Entrevista a Miguel Sáenz, autor de "Territorio"


CATI CLADERA
Académico de la RAE, jurista, escritor, y el mejor traductor del alemán al castellano de las últimas décadas, Miguel Sáenz es casi una leyenda gracias, entre otras cosas, a la tarea inverosímil de haber traducido la obra completa de Thomas Bernhard (y añadan a Grass, Kafka o Rushdie). En 2017 ha publicado la excelente Territorio (editorial Funambulista), que recrea su infancia en Ifni, Marruecos, como hijo de un militar de alto rango destinado en ese paisaje desértico cruzado por dos culturas muy diferentes.
Según Nicole Brossard, el motor del traductor es la curiosidad hacia el texto del otro...
Si uno es aficionado a los libros y conoce varios idiomas, traducir es algo casi tan automático como hablar. En mi caso, empecé traduciendo para las Naciones Unidas un tocho de Derecho Administrativo alemán, ¡poco tenía que ver con la curiosidad! Y mi primera traducción literaria me la propuso Jaime Salinas: Carta breve para un largo adiós, de Peter Handke. Él se empeñó en que yo sabía alemán, algo que en ese momento era discutible, y empezó a proponerme trabajos como ese. Desde luego, cuando acabé su encargo de las seiscientas páginas de El rodaballo, de Grass, Jaime había conseguido tener razón: ¡al fin sabía alemán de verdad! Claro, es que la teoría de la traducción apenas tiene interés, y eso que alguna vez la he impartido como profesor. Lo único que cuenta en este oficio es la práctica.
Leyendo su biografía de Thomas Bernhard o su novela-memoria Territorio, cuesta imaginarlo dando clases: su tono nunca es profesoral ni académico.
Es que a mí no me gusta demasiado dar clases, ¡lo que me gusta es dar una conferencia, cobrar y marcharme! Pero durante un año, en la Complutense, ocupé la plaza docente que antes contó con Agustín García Yebra, y luego Javier Marías, y me lo pasé muy bien. Lo único malo era que yo trabajaba cinco veces más que los alumnos. Me encantaba traducir en grupo con gente joven, porque tenían ideas extraordinarias.
Félix de Azúa dijo que Miguel Sáenz traduciendo a Thomas Bernhard había sido el prosista en castellano más influyente de su generación. ¿La reconoce correcta?
No conocía esta declaración, y reconozco que tengo que invitar a Azúa a una copa. Pero veamos: yo escribí un artículo titulado Los hijos de Thomas Bernhard, en referencia a todos los autores castellanos que recibieron su influencia y la asimilaron bien. Esa influencia fue cuantitativamente más llamativa en Argentina. Pero hagamos dos matices: es Bernhard quien interesa a todos esos escritores; y hay que distinguir entre quienes han sabido incorporar esa admiración hacia él en un estilo propio, y quienes no han sido capaces de superar la mera imitación. 
LEER MÁS