miércoles, 11 de octubre de 2017

"Giovanni Episcopo" en Letras en vena

Gabriele D’Annunzio se consagró a finales del siglo XIX como uno de los máximos representantes del decadentismo literario europeo.
Sus estudios en la Facultad de Letras le abrieron las puertas de los salones aristocráticos de Roma.
Amante de la filosofía de Nietzeche, sus obras están marcadas por la exploración de la psicología humana y por autores rusos de la talla de Dovtoyevski.
Nos encontramos pues ante un clásico. Una pequeña joya literaria inédita hasta ahora en español. Se trata de una novela breve, un relato dramático en el que el infortunio caminan de la mano de nuestro protagonista: Giovanni . Un humilde empleado de archivo de carácter tranquilo que se hospeda en una pequeña pensión y que goza de una vida simple y ordenada. Hasta que una noche cualquiera, tras salir a dar una vuelta con sus “colegas” el destino lo une irremediablemente a Giulio Wanzer, un vividor sin escrúpulos que lo utiliza, como a todos, para sacar un beneficio.
De repente, su pasividad moral o su incapacidad de reacción lo empujan a seguir a Wanzer hasta otra pensión donde conocerá a Ginevra, una joven de la que se enamorará ciegamente. Por otro lado, Wazner desaparece de la ciudad, y éste aprovechará el momento para formar una familia. Aunque al principio piensa que ha conseguido lo que quería, pronto se da cuenta de que ni si quiera su mujer lo respeta. Lo único que daba sentido a su vida era Ciro, su ángel de luz, el que iluminaba la inmensa oscuridad en la que vivía inmerso…pero éste ya no está.
No olvidemos que se trata de la confesión de Episcopo, una canción desesperada marcada por la tragedia que ha significado su existencia.

LEER MÁS

martes, 3 de octubre de 2017

Entrevista en Todoliteratura a João Cerqueira sobre su novela "La tragedia de Fidel Castro"

LEER la entrevista en Todoliteratura
La traducción al inglés de la novela de João Cerqueira "A segunda vinda de Cristo à Terra, Jesus and Magdalene" finalista del Premio Book Excellence

lunes, 25 de septiembre de 2017

Entrevista a Miguel Sáenz, autor de "Territorio"


CATI CLADERA
Académico de la RAE, jurista, escritor, y el mejor traductor del alemán al castellano de las últimas décadas, Miguel Sáenz es casi una leyenda gracias, entre otras cosas, a la tarea inverosímil de haber traducido la obra completa de Thomas Bernhard (y añadan a Grass, Kafka o Rushdie). En 2017 ha publicado la excelente Territorio (editorial Funambulista), que recrea su infancia en Ifni, Marruecos, como hijo de un militar de alto rango destinado en ese paisaje desértico cruzado por dos culturas muy diferentes.
Según Nicole Brossard, el motor del traductor es la curiosidad hacia el texto del otro...
Si uno es aficionado a los libros y conoce varios idiomas, traducir es algo casi tan automático como hablar. En mi caso, empecé traduciendo para las Naciones Unidas un tocho de Derecho Administrativo alemán, ¡poco tenía que ver con la curiosidad! Y mi primera traducción literaria me la propuso Jaime Salinas: Carta breve para un largo adiós, de Peter Handke. Él se empeñó en que yo sabía alemán, algo que en ese momento era discutible, y empezó a proponerme trabajos como ese. Desde luego, cuando acabé su encargo de las seiscientas páginas de El rodaballo, de Grass, Jaime había conseguido tener razón: ¡al fin sabía alemán de verdad! Claro, es que la teoría de la traducción apenas tiene interés, y eso que alguna vez la he impartido como profesor. Lo único que cuenta en este oficio es la práctica.
Leyendo su biografía de Thomas Bernhard o su novela-memoria Territorio, cuesta imaginarlo dando clases: su tono nunca es profesoral ni académico.
Es que a mí no me gusta demasiado dar clases, ¡lo que me gusta es dar una conferencia, cobrar y marcharme! Pero durante un año, en la Complutense, ocupé la plaza docente que antes contó con Agustín García Yebra, y luego Javier Marías, y me lo pasé muy bien. Lo único malo era que yo trabajaba cinco veces más que los alumnos. Me encantaba traducir en grupo con gente joven, porque tenían ideas extraordinarias.
Félix de Azúa dijo que Miguel Sáenz traduciendo a Thomas Bernhard había sido el prosista en castellano más influyente de su generación. ¿La reconoce correcta?
No conocía esta declaración, y reconozco que tengo que invitar a Azúa a una copa. Pero veamos: yo escribí un artículo titulado Los hijos de Thomas Bernhard, en referencia a todos los autores castellanos que recibieron su influencia y la asimilaron bien. Esa influencia fue cuantitativamente más llamativa en Argentina. Pero hagamos dos matices: es Bernhard quien interesa a todos esos escritores; y hay que distinguir entre quienes han sabido incorporar esa admiración hacia él en un estilo propio, y quienes no han sido capaces de superar la mera imitación. 
LEER MÁS

jueves, 17 de agosto de 2017

La orilla de las letras: Reseña: EL SUICIDIO DE SAÚL, de Carlos Eugenio Lóp...



Mi perro es un ser inteligente, estoy convencida de ello. Se esconde para que no le pasee (no le gusta la calle, ni la gente, ni los otros perros), busca siempre la manera de hacer nuevas travesuras, me consuela cuando estoy triste. No lo imagino, sin embargo, divagando sobre su propia existencia y otros temas de gran transcendencia. Aunque, ¿y si lo hace y no me doy cuenta? Igual que Schopenhauer, el perro narrador de La muerte de Saúl, la novela de Carlos Eugenio López de la que os hablo a continuación.
Schopenhauer se encuentra de nuevo en la perrera. Tras siete años con un dueño, ha vuelto al punto de salida. No lo hace con las manos vacías, sin embargo: de sus siete años como perro doméstico trae muchos conocimientos sobre muy diversos temas y la verdad de lo que ocurrió la tarde en la que su dueño, presuntamente, acabó con la vida de dos personas. Por supuesto, esto no ayudará a su dueño en el juicio, pero sí a los lectores a comprender muchas cosas. ¿Qué ocurrió realmente aquel día? 
LEER MÁS

lunes, 14 de agosto de 2017

"La ínsula inefable" o cuando los diplomáticos se convierten en escriotres

El diplomático “escribe como persona, porque es persona”, pero también “escribe para el Estado, es sus ojos, sus oídos, su intuición en otro Estado, lo representa y negocia en su nombre”, explicó a The Diplomat el actual embajador de España en Francia, Manuel Montobbio, autor de los poemarios Mundo. Una geografía poética y Guía poética de Albania y de numerosos ensayos, como el muy reciente Ideas Chinas. El ascenso global de China y la Teoría de las Relaciones Internacionales.

Diplomacia y literatura conviven muy bien. De hecho, la literatura ha sido para mí una herramienta sin igual para conocer las sociedades y los países en los que he estado destinado”, declaró a The Diplomat el director general para Europa del Ministerio de Asuntos Exteriores, Juan López-Herrera.

“Por el contrario, diplomacia y escritura conviven mal”, matizo. “Sólo he conseguido escribir dos novelas (La cream coneshion y La ínsula inefable, publicada este mismo año) y una narración corta (Breve relación del verdadero encuentro de dos mundos) en casi treinta años de carrera y puedo asegurar que no es por falta de ideas ni de ganas”.

LEER MÁS