lunes, 27 de junio de 2011

El Diario del Amazonas en elplacerdelalectura.com

Diario del Amazonas - Rogert Casament

A partir de la publicación de El sueño del Celta (Alfaguara, 2010) firmada por el reciente Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, parece que se ha despertado un cierta expectación hacia el personaje real que protagoniza dicha obra, Roger Casement, en cuyos diarios y escritos se basó el peruano para la elaboración de gran parte de su libro. Muy oportunamente, algunas editoriales han publicado o reeditado distintas versiones de los Diarios del Congo (ya sea en forma fragmentada como en La tragedia del Congo de VV.AA., Ediciones del Viento, 2010) y los Diarios del Amazonas (Diario de la Amazonia de Roger Casement, Ediciones del Viento, 2011; y la obra que nos ocupa publicada por Funambulista en el año 2011) previendo quizá un interés por parte de los lectores de El Sueño del Celta por tan complejo y controvertido personaje.

En el caso de Diario del Amazonas (Funambulista, 2011) se nos ofrece una selección de fragmentos del diario que Casement escribió durante su viaje a través del Putumayo (Septiembre-diciembre de 1910). Siete años antes, en 1903, la Cámara de Los Comunes de Londres le envío al Congo para que realizara un informe sobre los abusos y maltratos que los colonialistas infringían a los esclavos. El Congo Report le granjeo muchas felicitaciones y distinciones, provocando además un enorme revuelo en la opinión pública.

Como consecuencia inmediata de todo lo anterior, en 1909 El Foreign Office le encomendó a
Casement una nueva misión: investigar las atrocidades que los responsables de la Peruvian Amazon Company, compañía de explotación de caucho, financiada con capital británico, estaban cometiendo en la región amazónica contra la población indígena. La realidad sobre tan terribles hechos fue sacada a la luz gracias al ingeniero Walter Hardeburg quien, durante aquellos días, publicó un artículo en el periódico Truht describiendo el autoritarismo, la depravación, el ultraje e incluso los crímenes a los que eran sometidos los indígenas del lugar. Las anotaciones que Casement escribió en su diario, corroboraron con rotundidad las denuncias expuestas por el ingeniero en su artículo. Los indígenas y sus mujeres sufrían todo tipo de vejaciones y humillaciones por parte de los responsables del mantenimiento y gestión (capataces, cocineros, panaderos, etc.) de la Peruvian Amazon Company, (la mayor parte originarios de la isla de Barbados) y que actuaban como auténticos reyezuelos, siguiendo órdenes de Julio César Arana, dueño y señor de la empresa británica. LEER MÁS

Lecturas para las vacaciones de noticiasjovenes.com


José Julio Perlado, Mi abuelo, el Premio Nobel. Contada en primera persona por su nieto, esta novela, poética y fantástica a la vez, cuenta la historia del escritor Dante Darnius, que consigue el Premio Nobel de Literatura sin haber escrito ni una línea. Dante es un magnífico contador de historias que, sin embargo, es incapaz de llevar al papel. Lo suyo es la narración oral, contar en directo relatos que, como él dice, los tiene completos en la cabeza. La novela contiene algunos de los relatos fantásticos que Dante cuenta a su nieto, imaginativos y muy bellos, de gran calidad literaria, como toda la novela, escritos con un estilo que imita la fábula y que en ocasiones se asemeja, de manera deliberada, a ciertos relatos infantiles.(Funambulista. 184 págs. 13 €.)

http://noticiasjovenes.com

Perlado y las palabras de la tribu

Si el ruido y la pudrición de las palabras -víctimas de muy diversas infecciones cancerosas- son enfermedades mortales para las almas de los seres humanos y la cohesión social de los pueblos [Peter Handke disecciona las crisis de España y Europa], la poda, limpia y salvación de las palabras amenazadas y en cuarentena quizá sea una tarea cívica muy urgente.

No es otra la tarea del último libro de José Julio Perlado, Mi abuelo, el Premio Nobel (Funambulista), del que ya tenían noticia los lectores de Mi siglo.

Su nieto acomete la tarea de rescatar el legado de Dante Darnius, cuya obra se confunde con su vida: su don de la palabra le “impide” escribir las maravillosas creaciones de su imaginación. Pero bien saben sus próximos, su familia, que su palabra todo lo viste con luminosos colores virginales.

Muchos años después…”, en el tiempo mítico del relato, el narrador, que no es Dante Darnius y quizá no sea su nieto, ha conquistado definitivamente su territorio más íntimo, el de las palabras al fin restauradas en su pureza original. Y puede deslumbrarnos con la luz de su tiempo recobrado: en las páginas en blanco de los viejos relatos por escribir ha florecido una prosa tersa y limpia, donde la memoria del autor y la construcción de su alma -indisociable de la construcción de su familia- se confunden en el devenir del texto.

Dante Darnius legó a su nieto -y ambos personajes quizá sean solo uno: rostros que iluminan el rostro íntimo de José Julio Perlado- un don único… el don de una pureza rayana en el silencio iluminado de los místicos. Y el nieto nos entrega a sus lectores los frutos de aquella siembra que se confunde con la revelación de la lengua, la palabra, la escritura. Que son palabras de todos: de ahí su tarea cívica, sembrando con su libro la esperanza de unas almas más limpias, crecidas en la comunión de esa fe. LEER MÁS

11f26 Novela José Julio Perlado



viernes, 24 de junio de 2011

“El coronel Chabert” en melibro.com

Escrita en 1844, “El coronel Chabert”, recuperada ahora en castellano por la editorial Funambulista, es una obra no muy larga en extensión – que no en calidad – en la que Honoré de Balzac nos hace uno d esus muchos retratos de la época que le tocó vivir, la de un heroe de las campañas napoleónicas, en este caso, el Coronel Chabert, heroe de la batalla de Eylau, batalla de 1807 franco-rusa. En esta pieza, Chabert, uno de los hombres de confianza del Emperador, nada menos que Napoleón, falleció oficialmente en la misma, dándosele por muerto sin que lo estuviese realmente. Su vuelta a Paris, su exigencia de revocación del acta de defunción y el restablecimiento de sus derechos, dan pie a esta novela.

De un lado la historia que nos cuenta Balzac contiene ese toque que asegura la atención y el interés del lector: la injusticia. Con lo que Chabert hizo por Francia en la época del Imperio, y ahora se le postra a la condición de mísero indigente. Otro toque: venganza. Su mujer adquirió fortuna gracias a haberse casado con él, y ahora, casada con otro – con el Conde de Ferraud – finge no reconocerlo. Tiene ese toque de humor que viene del despacho del procurador que lleva los asuntos del desdichado Coronel, el pilluelo del ayudante – muy Dickensiano - y los pasantes a cada cual más jocoso – “yo no he visto nunca un estudio donde se bromee tanto como en éste a costa de los clientes” ( pág 133 ). El procurador Derville es quien habilmente llevará el caso de restitución del honor y de una buena paga que le permita vivir con comodidad el resto de su vida. Otra cosa es que lo consiga. Es una buena porción de “comedia humana” balzaquiana, con un final no exento de moraleja, con una agria crítica al mundo que le había tocado vivir. Me pregunto que diría del de ahora. LEER MÁS

miércoles, 22 de junio de 2011

ACOMPAÑANDO AL LIBRO

Para ir a la Feria del Libro de Madrid, Yasue, la dama del color de las cerezas precoces – uno de los personajes de mi última novelaMi abuelo, el Premio Nobel(Editorial Funambulista) -” lleva días encerrada misteriosamente en su cuarto arreglando su tocado y preparándose para la ceremonia. Amenuhka me ha susurrado lo que a hurtadillas le ha visto hacer a la japonesa: Yasue – me dice mi prima - ha extendido sus largos cabellos brillantes e inmensamente largos, los ha separado por la mitad y los ha hecho caer libremente sobre sus espaldas en grandes cascadas negras; luego los ha teñido suavemente de una tenue tintura violeta, los ha envuelto en perfume de naranja sutil y los ha cubierto con ramitas de hojas más o menos teñidas de rojo para recogerlos en torno a su cara blanca. Después Yasue – me sigue contando Amenuhka – ha estado dudando entre un gris pálido y un color crepúsculo para una de sus túnicas; se ha pintado sus párpados melancólicos, se ha probado un vestido de dibujos de glicinas, lo ha cambiado por otro de envoltura de bambú simulando nata, ha abierto las dos lunas de su espejo y ha metido sus brazos en dos mangas de amarillo gardenia con guantes color algas. Luego Yasue ha vuelto a quitarse los guantes y ha bañado la delicadeza de sus manos en olor a membrillo y a manzana y ha pasado el pincel sobre sus cejas depiladas; se ha probado unos diminutos zapatos color jade, se ha apartado de la frente una nube errante y ha vuelto a cambiar esos zapatos por otros color hierba seca del jardín. Más tarde se ha probado una túnica color arco iris barriendo el sol y al fin se ha decidido por un quimono de dibujo de tela de araña en oro con mangas de seda damasquinada.

-¿Todo eso? – le digo a Amunhka.

- Sí. Luego ha tomado unas ramas de crisantemos a punto de florecer y ha dado tres pasos adelante y tres pasos atrás ante el espejo para verse bien”. (“Mi abuelo, el Premio Nobel“, páginas 116-117)

lunes, 20 de junio de 2011

En el blog SL


LA NIÑA QUE IBA EN HIPOPÓTAMO A LA ESCUELA, de Yoko Ogawa

Sinopsis:La novela -premio Tanikazi 2006- está ambientada en la década de los setenta y narra la historia de una adolescente japonesa que, tras la muerte de su padre, marcha a estudiar a la ciudad de Ashya, a casa de unos familiares muy singulares con los que vivirá experiencias originales y simpáticas y nacerá una estrecha amistad con su prima, que va al colegio a lomos de un hipopótamo.

Comentario: El libro que forma parte del ciclo que la autora dedica a la infancia hace un certero retrato de la sociedad japonesa. Tanto el estilo como el lenguaje están imbuidos de gran delicadeza y elegancia; la prosa es sutil y penetrante a la vez, muy atenta a los detalles y con ciertos toques de lirismo. Se describe muy bien los sentimientos de la adolescencia y se pone el acento en la construcción psicológica de unos personajes con gran riqueza de matices que resultan entrañables. El argumento, sencillo y sin grandes acontecimientos, es lineal y se desarrolla con un ritmo sosegado ofreciendo una lectura agradable. Quedan destacados valores como la amistad, la solidaridad y la importancia de los lazos familiares. LEER MÁS

sábado, 18 de junio de 2011

"La niña que iba en hipopótamo a la escuela" en el Babelia de hoy 18/6


Descubrimos a Ogawa en El embarazo de mi hermana, novela impactante y final helador no exento de una ironía de la que no hemos dejado de disfrutar en la exitosa La fórmula preferida del profesor o la algo lenta Perfume de hielo. En La niña que iba en hipopótamo a la escuelala excusa para contarnos su infancia setentera es Tomoko, una huérfana de padre con una madre pobre, obligada a dejarla con unos familiares mientras ella estudia en Tokio. La autora opta por enmarcar sus recuerdos y a Tomoko en un entorno un tanto bizarro: una familia japo-alemana con zoo casero, abuela germana que habla poco y entiende menos, una prima obsesionada con las cerillas y un hipopótamo, que la protagonista usa con sorprendente normalidad como medio de transporte. Nos sentimos en una suerte de Cuéntame japonés con hipopótamo al fondo, un ágil repaso de los hits del momento, con esa mirada desprejuiciada de lo cotidiano y de lo trágico que sólo la infancia proporciona.

viernes, 17 de junio de 2011

"Amarga luz" en El placer de la lectura


En el prólogo de la obra, Marga Clark nos advierte de que Amarga Luz es una obra de ficción, la versión novelizada de unos hechos reales que la autora utiliza como fuente de inspiración. Su objetivo no era escribir una biografía sobre Marga Gil Roësset, (1908-1932), tía de la autora, sino una novela en la que nos intenta contar su verdad, tal y cómo ella lo recuerda o como cree que lo vivió cuando era una niña-adolescente.
De hecho, mientras leía el libro no podía evitar el evocar films de Víctor Erice como El Espíritu de la Colmena o El Sur (inspirada en la novela de Adelaida García Morales), o la literatura de Ana María Matute (Paraíso recobrado);

es decir obras ambientadas en la posguerra española, protagonizadas por una niña-adolescente que se enfrenta al secretismo de su familia y para ello, intenta escarbar en el pasado para desvelar los misterios que se callan o sobre aquellas parientes o antepasados sobre los que nunca quieren hablar. De hecho, en Amarga Luz la protagonista estelar de la trama no es Marga Gil Roësset – la narración de su trágico final ocupa tan sólo los últimos capítulos de la novela – sino su sobrina (Marga Clark, autora del libro), que intenta descubrir quién era en realidad su tía; esa joven y prometedora escultora y dibujante de la que evitan hablar en su casa, y descubrir además las razones que la llevaron a suicidarse tan joven y con una prometedora carrera artística en ciernes.
Y en su búsqueda de la verdad, irá descubriendo como la biografía de muchos de sus parientes y antepasados estuvo marcada también por la muerte y la tragedia; los puntos de contacto en cuánto a carácter y personalidad con su tía; y lo más importante: el amor obsesivo que ésta sintió por Juan Ramón Jiménez, sentimiento no correspondido por el célebre poeta. Por un lado, la escultora intuye que es absolutamente imposible que éste se enamore de ella y por otro la amistad que sentía por Zenobia, la mujer del poeta, la llevaron a un conflicto ético y emocional que sólo pudo resolver con la muerte.
LEER MÁS

miércoles, 15 de junio de 2011

Reseña sobre La fórmula preferida del profesor en el blog Serendipia

La primera vez que la nueva asistenta llegó a la casa del profesor, él le recibió con un amable "¿qué número de pie calzas?" Cuando ella contestó que un 28, el profesor encontró la belleza de un factorial muy resuelto, porque para aquel anciano genio de las matemáticas, la única verdad puramente perfecta estaba en los números. En su juventud, el profesor había sufrido un grave accidente de tráfico que lo había condenado a una memoria de tan sólo 80 minutos y truncado su carrera. Anclado en el pasado, incapaz de recordar nada más allá del día del accidente, el profesor sobrevive solucionando concursos matemáticos de las revistas especializadas en un pabellón de la casa de su cuñada. Sólo la llegada de la nueva asistenta y su hijo de diez años cambiará cada día su presente para llenarlo de matices y compañía. A cambio, el profesor les obsequiará con su mayor tesoro: el amor por los números, la sencillez extraordinaria de las fórmulas copiadas a hurtadillas del cuaderno de Dios. LEER MÁS

Marga Clark en el Diario de la noche de Telemadrid

lunes, 13 de junio de 2011

Féder o el marido adinerado - Stendhal en elplacerdelalectura


La obra que nos ocupa hoy es una de las varias que Stendhal dejó inacabadas, un relato o novela corta sobre un personaje francés de origen alemán que asciende en la escala social gracias a una muy cuidada pose y una actuación teatral notabilísima, que consigue trasmutar su personalidad y hacerle aparecer como lo que no es pero quiere que sea su fachada ante la sociedad. La novedad de esta edición es que incluye un posible final, escrito por Martine Furno, una estudiosa de Stendhal, de la Universidad de Grenoble.

Podría ser un adecuado final, ciertamente, aunque caben otras opciones, más románticas, pero creo que éste es coherente con la línea que sigue la narración stendhaliana. Y también el lenguaje usado imita muy acertadamente el de Stendhal, no en balde la autora del breve texto ha estudiado a fondo la obra del escritor suizo. Marie Henri Beyle, más conocido por el seudónimo de Stendhal, (Grenoble, 1783-Civitavecchia, 1842) es uno de los grandes autores de la literatura universal. Romántico para unos, realista para otros, ciertamente su obra transita entre ambos movimientos. Gran amante del arte, dio su nombre a un síndrome, el pasmo ante la belleza, pasmo que sufrió no pocas veces él mismo en sus largas estancias en Italia. LEER MÁS

Presentación de Monóculo, una novela (in)acabada / De cómo se escribe una novela












Editorial Funambulista se complace en invitarle el martes 14 de junio a las 20:30 horas a la presentación de Monóculo, una novela (in)acabada / De cómo se escribe una novela de Màrius Serra

Presentación a cargo de:
Jesús Marchamalo, escritor y periodista
Màrius Serra, autor de la novela
Isabel Lacruz, traductora


Al final de la presentación se servirá un vino

viernes, 10 de junio de 2011

Deliciosa reseña sobre "Amarga luz" en analisisdigital.com

Desde la primera página del libro presentado por la Editorial Funambulista, Amarga luz, la autora, Marga Clark, me recuerda a Valle-Inclán. Me lo recuerda en esa explicación de que está escribiendo una novela basada en sus recuerdos, y que al fin y al cabo, nadie puede saber a ciencia cierta si sus recuerdos son reales o están matizados por los deseos y los sentimientos. De hecho, a la hora de la verdad, yo apostaría por lo segundo.

En la página 68, Valle-Inclán aparece explícitamente como uno de esos fantasmas que se convierten en motivo recurrente en la obra. Está claro que al igual que hiciera él en su segunda época, instado por Ortega y Gasset a poner las entrañas en su obra y dejarse de princesas, Marga Clark pone toda la carne en el asador, regalándonos una novela que nos encogerá el corazón, una novela que nos hará sentir muy fuerte a poco que tengamos corazón.

Confieso que me he encontrado muy identificado con Marga Clark, ya que si ella tiene una tía Marga a la que nunca conoció, y a la que debe el nombre, yo también tengo un tío Adolfo al que tampoco conocí, que me atrae de la misma manera, y evidentemente, a él debo mi nombre, aunque mi tío, Adolfo Gómez de Mercado, muriera en un accidente.

Por eso he leído su obra con curiosidad, y hasta con los pelos de punta, al verme reflejado en esos sentimientos, en esa pasión por el pasado. Desde luego, a la hora de optar por una estética, yo apuesto por la del pasado que se va, a la de la vanguardia que viene. Generalmente, son los que apuestan por el futuro los que pasan a los libros de literatura, pero Valle-Inclán también apostó por un Modernismo retro y todos lo conocemos. LEER MÁS

Artículo sobre "Mi abuelo, el Premio Nobel" en La Razón

El escritor José Julio Perlado narra en “Mi abuelo, el Premio Nobel” la historia de un escritor al que premiaron sólo por las fabulosas historias que tenía en la cabeza

Cómo ganar el Premio Nobel sin escribir una sola línea

El primer paso del abuelo Dante Darnius hacia el Premio Nobel fue una hoja en blanco que entregó a sus nietos. “Mi abuelo se firma siempre Dante, dicen que escribe muy bien y que un día será famoso”, confiesa uno de ellos. Así comienza “Mi abuelo, el Premio Nobel” (Editorial Funambulista), el último libro del escritor José Julio Perlado.

Relatada por su nieto, la obra narra la rocambolesca historia de Dante Darnius, un escritor con un repertorio inagotable de ideas e historias maravillosas que cuenta a su familia según se le van ocurriendo, pero que es incapaz de trasladar a un papel.

Su capacidad creadora, sin embargo, no pasará inadvertida en Estocolmo, y se le concederá el Premio Nobel de Literatura. Sí, efectivamente: el Nobel a un escritor que no ha escrito nada nunca pero que todo lo lleva en la cabeza.

En este insólito libro de cuidada presentación, y a lo largo de 192 páginas, se enlazan episodios imaginativos con increíbles personajes que bullen en la cabeza del abuelo escritor, siempre bajo el signo de la poesía y el humor.

Como resume su autor, "Mi abuelo, el Premio Nobel" es una lectura para todas las edades y todos los públicos (también en el precio), “que gustará tanto a los adultos como a los menos adultos, a los lectores de El principito de Saint-Exupéry como a los de la serie Manolito Gafotas de Elvira Lindo”. LEER MÁS

jueves, 9 de junio de 2011

Presentación de "laciega.com" en Zaragoza



Para ver otros extractos de la presentación, haga clic aquí.

miércoles, 8 de junio de 2011

Enrique Badosa seduce con su poesía lírica, viajera y satírica


Tres poetas en uno. Así se presentó ayer en Palencia el catalán Enrique Badosa (Barcelona, 1927) en la última sesión de las Jornadas de Poesía que ha organizado El Norte de Castilla y patrocina el Ayuntamiento de Palencia, en las que han intervenido también Antonio Colinas y Clara Janés. Badosa es autor de una gran producción poética, de 16 libros, reunidos en el volumen 'Trivium' (Editorial Funambulista), pero ayer recitó poemas solo de tres, que representan a los tres géneros que ha cultivado y por los que fue definido ayer como «un maestro» por otro poeta, y director de El Norte de Castilla, Carlos Aganzo. Se refirió a Badosa como un poeta que pertenece por edad a la Generación del 50, aunque en el fondo ha actuado con «vuelo libre, a través de una poesía personal que lo ha desvinculado de ese grupo».
Los tres temas que definen la poesía del autor catalán son la «lírica, la satírica y la cosmopolita y viajera». Aganzo se refirió al libro 'Mar de Grecia' como heredero de la «gran tradición de los poetas del Mediterráneo, que beben directamente de los grecolatinos». «Es un gran lector de los clásicos, pero con un estilo de su tiempo, unos problemas y unas inquietudes del hombre de hoy», aseguró. De la vena satírica de Badosa, el director de El Norte de Castilla destacó que es un poeta raro. «En un momento como el actual, en el que la poesía satírica no tiene un gran predicamento, este autor tiene una producción de poesía humorística de primer orden, en la que es un gran maestro», aseguró Aganzo. Del humor de Badosa, el presentador destacó su piedad. «No es ese humor ni esa ironía mordaz que lo destroza todo, sino que en el fondo, como en el fondo de toda su poesía, hay ternura, cercanía y una dimensión humana latente, que persigue esa tradición humanística de los clásicos», concluyó Aganzo, definiendo al autor catalán por su «serenidad emocional y seriedad en los cosas que plantea, pero de una verdad poética profunda». LEER MÁS

lunes, 6 de junio de 2011

Una de las pequeñas delicias de James en "el placer de la lectura"


Diario de un hombre de cincuenta años - Henry James



Esta novela, escrita en forma de diario, fue escrita por su autor curiosamente cuando contaba treinta y cinco años. Por tanto, desarrolla una imaginativa fuga hacia adelante en la que recrea al que podría ser él mismo años después. Y ciertamente, el autor pudo haber sentido posteriormente que esta anticipación se cumplía.
James,(Nueva York, 1843- Sussex, 1916) escritor y ensayista, crítico literario, dramaturgo y uno de los padres de la novela moderna, norteamericano por nacimiento y europeo por adopción, fue un hombre que eligió la soltería, convencido de que el matrimonio no iba con él. El alma femenina siempre le interesó profundamente pero a la vez la consideraba un misterio insondable. Y esta idea es la que viene a desarrollar en este relato.
El personaje-narrador revive, con motivo de determinadas circunstancias y coincidencias, momentos pasionales de su juventud y reflexiona sobre la decisión que pudo haber cambiado completamente su vida. Un militar británico cincuentón y soltero, vuelve a Florencia, donde mantuvo veinticinco años atrás una apasionada relación con una dama italiana, a la que finalmente abandonó antes de alcanzar un compromiso mayor. La hija de esa dama mantiene con un joven una relación tan semejante que la imaginación se desborda y en sus conversaciones tanto con el pretendiente como con la dama, intenta hacerles desistir. LEER MÁS

Entrevista a Enrique Badosa en elnortedecastilla.es


Enrique Badosa (Barcelona, 1927) vio publicada el año pasado su obra poética completa en 'Trivium' (Editorial Funambulista). Además de poeta, es traductor de literatura clásica y catalana. Tiene un gran sentido del humor, que refleja en sus poemas epigramáticos. Él mismo leerá mañana una selección de su obra en el marco de las Jornadas de Poesía que organiza El Norte de Castilla con el patrocinio del Ayuntamiento de Palencia. Tras Antonio Colinas y Clara Janés, Badosa cierra el ciclo en la Fundación Juan Manuel Díaz-Caneja.
-¿La edición de la recopilación de la obra completa cambia la visión que tiene el poeta de su obra?
-El libro 'Trivium' tiene 1.130 páginas, pero al margen de las correcciones y de las galeradas, no lo he leído, no me he enfrentado a él con el intento de una visión objetiva, que por otra parte es imposible. Uno sigue lentamente la obra a medida que la va produciendo. Lo que sí ocurre es que sorprende. Yo he sido, calidad aparte, si es que la hay, demasiado prolífico, y claro, cuando veo este volumen, me asusto.
-¿Por qué ha sido tan prolífico? ¿Ha tenido mucho que decir?
-Yo he trabajado mucho en prensa, en editorial, en crítica y en poesía, pero no he escrito poemas porque sí. He escrito cuando no había más necesidad que hacerlo, y entonces el poema ha salido..., o no ha salido. He procurado eludir también los compromisos de tener que escribir porque alguien te lo pide.
-¿Y cuándo tiene usted necesidad de escribir?
-No lo sé. Lo mismo puedo pasar tiempo sin escribir que de pronto escribo, como en mi libro 'Mapa de Grecia', de 105 poemas, que lo escribí en nueve meses, o como en mi libro satírico-epigramático, 'Epigramas de la gaya ciencia', que lo escribí durante un verano caminando por la playa. Es muy misterioso todo esto. Desde luego, de burocrático no tiene nada. De pronto uno se ve invadido por lo que a mí me da vergüenza llamar 'la musa o la inspiración', o lo que los franceses llamaban 'la visitadora'. Te encuentras escribiendo. El verso final de un poema mío dice: «Yo no escribo el poema, el poema me escribe», en el sentido de hacerse, de que es él el que se dirige a mí. LEER MÁS

viernes, 3 de junio de 2011

Firmas en la Feria del libro de Madrid














CASETA 321





viernes 3: Tomás García Yebra firma Los crímenes del Museo del Prado

Sábado 4 y domingo 5: Marga Clark firma Amarga luz

Sábado 4: David G. Lanoue firma Loco por el haiku

jueves, 2 de junio de 2011

Entrevista a Félix Teira en el "Periódico de Aragón"


Félix Teira vuelve a meter el bisturí para diseccionar la sociedad de una manera tan cruda como certera en laciega.com (Editorial Funambulista), su última novela, que ayer presentó en Capitanía dentro de los actos programados por la Feria del Libro de Zaragoza. En ella, el autor pinta el desencanto de un mundo desnortado por dos crisis, la económica y la de los valores.

--Usted comenzó a escribir esta novela hace un tiempo, cuando la crisis económica aún no era tan evidente, ¿intuía todo lo que iba a pasar?
--En la sociedad existía ya hace años un malestar evidente al que la socialdemocracia y las demás ideologías, así como las religiones no daban respuesta. El consumo es una poderosa anestesia para compensar la frustración; pero, con la crisis económica, el consumo se atenúa y todo se derrumba. La mano invisible del mercado nos deja estos barros. Yo he intentado reflejar esa situación de malestar.

--¿Por qué ha elegido personajes burgueses y treintañeros para su historia?
--Hay una frase que dice que el sabor del mundo lo dan los menores del 35 años, que de alguna manera son el futuro. El personaje principal, Marga, que como burguesa con estudios tiene todas las expectativas del mundo, no acaba de sentirse feliz y se refugia en el consumo. Cuando llega la crisis, inopinadamente, se mete en el porno por internet para ganar dinero y, a partir de ahí, se lanza en tobogán a un verdadero infierno. LEER MÁS

Sobre la presentación de "Amarga luz" en Barcelona



Poética, impactante la imagen del personaje de la niña buscando palabras en la tinta, o buscando sombras y espectros por los pasillos y habitaciones de su casa para hablar con ellos, esos seres fantasmagóricos, sus interlocutores nocturnos. Es un fragmento esencial de la infancia del personaje de "Amarga luz", la novela de Marga Clark (fotógrafo, poeta, narradora).
El personaje de la niña que duerme con los ojos abiertos y descubre palabras en la tinta, en el fondo del tintero, palabra escondidas en la tinta, palabras olvidadas que en cualquier momento pueden aparecer, surgir de la tinta como una revelación. Un día, olvidada la lección de geografía del colegio, la niña alza el tintero medio lleno de su padre y lo vacía en su boca para recordar las palabras de la lección, para invocar esas palabras que habitan en la tinta.
La niña en busca del nombre de su tía Marga (Marga Gil, la artista desaparecida, la escultora en busca del absoluto, autodestruida entre el arte y la vida). Esa niña, la sobrina, en busca también de su propio nombre, entre la luz y la sombra, entrará por fin en la "amarga luz" de un cuarto misterioso, prohibido, el despacho del padre, y comenzará a abrir los cajones del escritorio, todos excepto uno, que está cerrado, "el cajón secreto" ¿Qué contiene, qué misterio encierra ese cajón? ¿Podrá abrirlo algún día? La narración continúa y... LEER MÁS

miércoles, 1 de junio de 2011

Un Escritor en la Feria: Jose Julio Perlado: Por: Carlos Feral y Alena Collar


En esta ocasión presentamos a nuestros lectores a un escritor y su libro exactamente donde deben estar ambos; en la Feria del Libro. Hemos acudido a ella atraídos por la publicación y la presencia firmando en ella de un antiguo amigo de las Letras y de un humanista, ahora que ya no quedan casi.


José Julio Perlado no necesita un exceso de presentación, y menos ante nuestros lectores, que lo conocen no sólo por sus ya largos años de profesor, o por sus libros que circulan también hace tiempo en las librerías, o por su magisterio en las diversas redacciones en las que ha estado, Abc, por ejemplo. Al autor que traemos aquí también muchos lectores lo conocen porque nos honra siendo redactor de nuestra Revista mensual, pero no íbamos a buscarle por ello, sino por la curiosidad del título de su libro: Mi Abuelo, el Premio Nobel.

Nos recibió en la caseta de la editorial que le publica, Funambulista, flanqueado por las libreras, y rodeado de libros y sonrisas.

LEER MÁS

José Julio Perlado publica una nueva novela: Mi abuelo, el Premio Nobel


El profesor José Julio Perlado acaba de publicar la novela titulada Mi abuelo, el Premio Nobel, editada por Editorial Funambulista, que fue presentada durante la tradicional Feria del Libro de Madrid, donde tuvo ocasión de firmar ejemplares a sus lectores.

En esta novela se narra la increíble historia del escritor Dante Darnius, incapaz de llevar sus creaciones al papel pero invadido siempre por prodigiosas ideas y maravillosas historias que cuenta a su familia conforme se le van ocurriendo. La potencia de su imaginación y su capacidad creadora no pasará inadvertida y se le concederá el Premio Nobel de Literatura al escritor que no ha escrito nada nunca pero que todo lo lleva en la cabeza, una mente repleta de historias y asombrosas fabulaciones.

José Julio Perlado, es escritor y profesor en la Facultad de Comunicación del Centro Universitario Villanueva. Entre otras obras ha publicado: "El viento que atraviesa"(1968), "Contramuerte"(1984),"Ya aquí no hay nada"(1993),"Lágrimas negras"(1996),"El viaje inverosímil"(1996),"Los agujeros blancos"(1997),"Todo es literatura"(2001),"Diálogos con la cultura"(2002),"El ojo y la palabra"(2003).

Desde 2007 lleva en la red su blog «Mi Siglo», que supera ya las 640 000 visitas, lo que lo convierte en uno de los más seguidos en español de todo el mundo. LEER MÁS

"Amarga luz" en los libros recomendados por Extraconfidencial.com


En su constante y profunda búsqueda del pasado, Marga Clark realiza un apasionado y lírico recorrido por sus recuerdos familiares. En este testimonio novelado, narrado en primera persona, la autora establece un diálogo interior con la misteriosa figura de su tía, la genial escultora y niña prodigio, Marga Gil Roësset, cuyo brillante futuro se vio truncado por la tragedia de un amor no correspondido hacia el poeta Juan Ramón Jiménez. El diario íntimo, las tres cartas de despedida que la artista nos dejó el mismo día de su muerte, la destrucción de sus esculturas y su trágico final en 1932, con sólo 24 años, marcan la culminación de una de las historias artísticas más románticas y desconocidas del siglo XX. LEER MÁS