viernes, 29 de junio de 2012

"Alehop" en La Biblioteca Imaginaria

ALEHOP. José Antonio Fortuny


Título: Alehop
Autor: José Antonio Fortuny
Editorial: Funambulista
Págs: 350
Precio: 19 €
La vida media de las personas en España ha aumentado mucho en los últimos años gracias a una mejor alimentación y a unos progresos médicos considerables. Tenemos una vida mucho más larga, por tanto, que nuestros bisabuelos y tatarabuelos; aunque, ¿podemos presumir de llegar hasta el final de nuestros días con la calidad de vida deseada? No siempre. Y si no me creéis, echadle un vistazo al caso de los ancianos de “Alehop”, la novela de José Antonio Fortuny de la que hoy os hablaré.
El anciano y la anciana tienen una vida apacible y plena a las afueras del pueblo hasta el día en el que el anciano se ve incapaz de ayudar a la anciana a subirse a su silla de ruedas cada mañana. El anciano intenta entonces buscar ayuda. Y esta llega, pero de forma insuficiente. Cuando el anciano intenta conseguir una mejor asistencia, se encuentra con un problema: al pueblo ha llegado un circo misterioso, espectacular e innovador, uno que no solo consigue vaciar los bolsillos de los ciudadanos, sino también las arcas del consistorio municipal. Por más que el anciano intenta hacerse escuchar, no lo consigue. Y lo que es peor: la gente entiende lo que le da la gana, y todo se enreda más y más, hasta límites que solo tú conocerás si te decides por la lectura de esta corrosiva, hilarante y crítica novela, tan actual como imperecedera.
A todos se nos presentan en la vida problemas que salvar. Algunos son grandes y costosos. Otros, al menos en teoría, no deberían de ser tan difíciles de resolver, sobre todo si se cuenta con la ayuda de los demás. Este es el punto de partida de “Alehop”, la primera y más que brillante novela de José Antonio Fortuny.
Todo sucede en un pueblo pequeño y simbólico cualquiera, de nombre indeterminado,  en el que tampoco el nombre de los personajes importa, solo los roles que estos juegan: el anciano y la anciana, el alcalde, el jefe de la oposición, el manager, el carnicero, las gemelas con sus perros idénticos…
Los protagonistas son el anciano y la anciana, sobre todo él. Al comienzo de la narración los veremos con una pareja idílica, un matrimonio mayor y sin hijos que, sin embargo, son felices con las pequeñas cosas que la vida los ofrece. El deterioro en la salud de ambos supone el primer gran escoyo que la pareja ha de salvar en su vida juntos. El problema, en realidad, debería ser fácil de solucionar si en el ayuntamiento el dinero se repartiera de forma mucho más equitativa. Pero, ¿cómo convencer a sus conciudadanos de la importancia de su problema cuando estos prefieren eso del “carpe diem”?
Por otro lado, tenemos al manager del circo, un personaje taimado capaz de vender arena en el desierto. Gracias a su inteligencia, el manager no solo convence a la gente de que vayan a ver su espectáculo repetidas veces, sino también al alcalde para que lo financie. Y, ¿qué no haría un alcalde que quiera seguir en el poder por tener contento a su pueblo, aunque las exigencias de este sean totalmente banales? 

Entrevista a José Antonio Fortuny sobre "Alehop" en La biblioteca imaginaria

Conversando en diferido con JOSÉ ANTONIO FORTUNY


Comenzamos esta nueva actualización de este caluroso verano en La Biblioteca Imaginaria con la entrevista que nos ha concedido uno de los autores más refrescantes del panorama literario español: José Antonio Fortuny.
José Antonio ha publicado recientemente una novela hilarante con mucho trasfondo social de título “Alehop”, una obra que sin duda dará mucho que hablar entre sus lectores (y de la que yo os comento más en profundidad en la reseña que encontraréis tras este artículo).
Pero no solo hablamos con el autor sobre esto. Si quieres saber qué otros temas tocamos, ya sabes: ¡a leer esta entrevista!
¿Cuándo comenzaste a escribir?
Empecé a escribir a los veinte y pico años, cuando sentí una gran necesidad de comunicación. Hasta entonces yo me había convertido, obligado por las circunstancias, en un gran lector. Leía mucho porque debido a mi enfermedad tenía que pasar muchas horas en casa.
¿Qué autores crees que te han influenciado más como escritor?
De todos aprendo mucho. Todos me han influenciado. No podría destacar a ninguno en especial. Me gustan Vargas Llosa, Paul Auster, Rosa Montero...
¿Ha intentado alguien alguna vez convencerte de que no escribieras en clave de comedia arguyendo, por ejemplo, que la risa vende poco?
No, nada de eso. Creo que tratar de hacer reír es algo muy complicado para un escritor, pero además lo que he escrito no va dirigido precisamente a provocar la risa fácil. Hay una historia muy profunda debajo. Utilizo el humor para poder explicar mejor un drama, para endulzarlo, para que así pueda llegar a más gente.
¿Cómo surgió exactamente la idea de escribir “Alehop”?
Surgió de ver algunas escenas tremendas a mi alrededor, un despilfarro galopante, mientras que había sectores de la sociedad que reclamaban cosas básicas y se lo negaban. Esta fue la semilla de la que surgió todo.
¿Te gusta el circo?
Prefiero los bailes folklóricos sobre una barra americana. En serio, tengo un recuerdo nostálgico y agradable de mi infancia al ver los payasos de la televisión. Ahora creo que el circo afortunadamente ha ido evolucionando, sobre todo en lo que respecta a exhibir animales, que ya está muy desfasado.
¿Y que piensas del circo de la vida?
La vida se ha convertido en un gran espectáculo donde se exhiben sin pudor las intimidades de los demás. Mucha gente enganchada a los móviles, a la televisión, donde te incitan constantemente a la juerga y a no pensar por ti mismo. Al no verlo, creemos que ya no existe el domador, pero éste se nos ha metido dentro de nuestras cabezas.
He leído que has tardado cinco años en escribir esta novela. La situación social ha cambiado mucho desde que empezaste con ella hasta ahora. ¿Te ha hecho eso ir cambiando con el tiempo el planteamiento de la historia?
No, en absoluto. Tracé el mapa del libro y después simplemente fue cuestión de rellenarlo. Lo que sí que ocurre es que estos contrastes que explico ahora se pueden ver con más claridad. El libro está escrito en época de vacas gordas, cuando ibas a la administración para pedir algo elemental y te decían que no había dinero para eso. Pues imagina ahora con la crisis. Las personas vulnerables, como ancianos o personas con discapacidad son, en época de bonanza, las últimas en ser escuchadas, y, en época de crisis, son las primeras a las que se les recortan porque todos saben que no tienen fuerza para protestar. Son el eslabón más débil de la cadena. Y esto es independiente del color de los gobiernos que hemos tenido.

LEER MÁS

miércoles, 27 de junio de 2012

"Alehop", en Melibro

Reseña aparecida originalmente en http://paginatrecebooktrailers.wordpress.com

¿Puede un hecho, en principio insignificante, cambiar la vida de todo un pueblo?

Alehop es la novela más reciente de Jose Antonio Fortuny, publicada por la editorial El Funambulista y cuyo Book Trailer pudisteis ver aquí hace poco.
Alehop se localiza en un pueblecito cualquiera donde la vida de sus habitantes transcurre sin muchos sobresaltos.
Al mismo tiempo que la llegada de un circo revoluciona a los residentes del pueblo, uno de sus vecinos decide ir al Ayuntamiento a pedir ayuda para su mujer, impedida en la cama.
Es entonces cuando se inician una serie de acontecimientos que se entrelazan poco a poco en una telaraña que atrapa a sus protagonistas y desembocan en un final sorprendente y surrealista.
Conversando vía Twitter con el autor me aconsejó que leyera la obra muy despacio (algo muy difícil porque engancha rápidamente) para captar todo su mensaje.  Y así lo hice; la leí de forma pausada, saboreando cada palabra y escena de la historia. Y os tengo que confesar una cosa: me ha dejado un sabor agridulce en el buen sentido de la expresión. Me explico.
Con la punta de mi lengua lectora, con la que localizo los sabores dulces de las historias, he paladeado el increíble vocabulario que aparece en la novela, llena de sinónimos que embellecen y agilizan la narración.
El autor ha creado unos personajes totalmente reconocibles para el lector: todos sabemos del caso de una persona que tiene un familiar dependiente, de alguien que no duda en hacer lo que sea posible con tal de conseguir la fama o de políticos que dan más importancia al autobombo que a gestionar eficazmente su parcela de poder.
A lo largo de la historia vemos cómo los protagonistas evolucionan psicológicamente para adaptarse a los requiebros de la narración, cuyo ritmo va in crescendo hasta convertir el relato en una vorágine imparable de acontecimientos que asombran al lector y le dejan con la boca abierta. Mención especial al muy negro, muy inteligente y muy fino humor que el autor utiliza en el relato y que se agudiza en las escenas más insospechadas.
De todos los personajes del libro me quedo con el anciano, encarnación perfecta del héroe de tragicomedia griega, y con el misterioso y retorcido mánager del circo, antagonista del abuelo tanto por carácter como por motivaciones.
En cuanto a la parte agria de la historia, asentada en los laterales posteriores de mi sinhueso y degustada casi de una tacada, se encuentra la certeza de que esta es una crónica tan acertada y tan actual de la sociedad en la que vivimos, tan reconocible en las pantallas a las que nos asomamos todos los días, que no sabes si estás leyendo un periódico o un libro de ficción.
De forma aguda e inteligente José Antonio Fortuny nos muestra en Alehop retazos de la realidad que nos rodea. Temas como la manipulación de los medios de comunicación, el abuso de poder o la situación de la política actual (incluidos los recortes en materia de sanidad) se enlazan y se complementan entre sí, asentando la creciente sensación, según se desarrollan los acontecimientos, de que unos no pueden existir sin los otros. Nada se escapa a su afilada pluma, ni siquiera los “reality show” o las sectas.

LEER MÁS

martes, 26 de junio de 2012

La canción del siciliano, de Cristina Amanda Tur (CAT), en el blog Un Lector Indiscreto






Mario supo inmediatamente lo que estaba ocurriendo, y supo también que estaba muerto sin remedio y sin extramaunción. Había llegado el momento de encontrarse con su destino y buscó algún santo al que encomendar su espíritu, pero todos parecían encontrarse aún de vacaciones”.
Opinión personal:
Esta es la cuarta novela de la saga escrita por la autora ibicenca Cristina Amanda Tur en la que aparecen los miembros del equipo contra el Crimen Organizado de Ibiza y la periodista Rebelene. Todo empieza con un asesinato, el de Mario Sonnino, guardaespaldas de Francesco La Plaggia, que desde hace algún tiempo residía en Ibiza. El equipo de policías, bajo las órdenes de Ariel, realiza las investigaciones oportunas para averiguar hasta qué punto esa muerte guarda relación con el pasado de la familia de Sacha, nieto del capo de la Mafia Francesco di Vicenzo.
Las investigaciones nos llevarán de Ibiza a Sicilia. A lo largo de  la novela iremos dando el salto de una isla a otra. Ricardo Salvi, será el carabinieri  que les irá pasando la información solicitada a los policías españoles para aclarar qué tipo de conexión puede haber entre la mafia siciliana y la corrupción reinante en Ibiza.
Con pocas pinceladas conocemos los rasgos, sobre todo psicológicos, que definen a los personajes que nos iremos encontrando a lo largo de esta adictiva novela. Así nos iremos familiarizando con el carácter de Ariel, el jefe del equipo, desconfiado del trabajo de sus superiores y a quien sus compañeros conocían perfectamente, pues por sus gestos y su mirada adivinaban lo que podía estar tramando. Rebelene es una periodista local, amiga de los policías, que se dirige con ellos al lugar de los hechos. Sabía que siempre podían aportarle jugosas noticias para su sección de sucesos del diario local para el que trabajaba. Se sentía atraída por Sacha La Plaggia, un marchante siciliano, que vivía desde hace un tiempo de forma acomodada en Punta Galera, una  zona privilegiada de la isla. Los policías desconfiaban de él y le investigaban pues sospechaban de su estancia en Ibiza y creían que el asesinato de su guardaespaldas se trataba de un ajuste de cuentas entre bandas rivales mafiosas. La decisión de Rebelene, que se sentía atraída por Il bel Sacha, de acompañarlo en su viaje a Sicilia, jugará un papel importante en el desenlace de esta fascinante trama, que sorprenderá al lector.
 Es de agradecer el buen trabajo realizado por la autora pues conjuga perfectamente la ficción con los hechos reales que nos va relatando a lo largo de la misma. Sabe en qué momento debe introducir la historia de la Mafia siciliana, reciente y pasada. Emotivo es el homenaje que le rinde en Palermo a los jueces Falcone y Borsellino, asesinados vilmente por los clanes mafiosos. Todo ello relatado con un lenguaje crudo y realista. Los diálogos son ágiles y de un ritmo casi cinematográfico.
 

lunes, 25 de junio de 2012

'Alehop', de José Antonio Fortuny



Hoy os traigo una novedad de Editorial Funambulista que os puede interesar. A mí, ya os digo, sí me apetece mucho. Se trata de Alehop, la segunda novela del joven autor menorquino José Antonio Fortuny. En palabras del propio autor, "Alehop es una sátira sobre la sociedad actual, una denuncia sobre la manipulación de las masas, sobre la indefensión del más débil."
Un misterioso circo llega a un pueblo remoto. Mientras la población se queda hipnotizada por el espectáculo tan vanguardista que se despliega ante ella, una pareja de ancianos trata de solucionar lo que es, a todas luces, un insignificante problema doméstico. Sin pretenderlo, se verán involucrados en una aventura trepidante, en una compleja trama —en la que el circo y su sibilino mánager tendrán su papel— que les llevará hasta límites insospechados.
Os dejo el enlace a la página de la novela y a las reseñas, estupendas, que de ella han hecho Leira y Elisa, las únicas que he leído por ahora. Yo leeré la novela este verano y ya os contaré...

Eugenio Fuentes firma esta reseña sobre "La piscina" en La Nueva España


viernes, 22 de junio de 2012

Otra bonita reseña sobre "Alehop" en paginatrecebooktrailers


"Alehop" de Jose Antonio Fortuny

¿Puede un hecho, en principio insignificante, cambiar la vida de todo un pueblo?

Alehop es la novela más reciente de Jose Antonio Fortuny, publicada por la editorial El Funambulista y cuyo Book Trailer pudisteis ver aquí hace poco.
Alehop se localiza en un pueblecito cualquiera donde la vida de sus habitantes transcurre sin muchos sobresaltos.
Al mismo tiempo que la llegada de un circo revoluciona a los residentes del pueblo, uno de sus vecinos decide ir al Ayuntamiento a pedir ayuda para su mujer, impedida en la cama.
Es entonces cuando se inician una serie de acontecimientos que se entrelazan poco a poco en una telaraña que atrapa a sus protagonistas y desembocan en un final sorprendente y surrealista.
Conversando vía Twitter con el autor me aconsejó que leyera la obra muy despacio (algo muy difícil porque engancha rápidamente) para captar todo su mensaje.  Y así lo hice; la leí de forma pausada, saboreando cada palabra y escena de la historia. Y os tengo que confesar una cosa: me ha dejado un sabor agridulce en el buen sentido de la expresión. Me explico.
Con la punta de mi lengua lectora, con la que localizo los sabores dulces de las historias, he paladeado el increíble vocabulario que aparece en la novela, llena de sinónimos que embellecen y agilizan la narración.
El autor ha creado unos personajes totalmente reconocibles para el lector: todos sabemos del caso de una persona que tiene un familiar dependiente, de alguien que no duda en hacer lo que sea posible con tal de conseguir la fama o de políticos que dan más importancia al autobombo que a gestionar eficazmente su parcela de poder.
A lo largo de la historia vemos cómo los protagonistas evolucionan psicológicamente para adaptarse a los requiebros de la narración, cuyo ritmo va in crescendo hasta convertir el relato en una vorágine imparable de acontecimientos que asombran al lector y le dejan con la boca abierta. Mención especial al muy negro, muy inteligente y muy fino humor que el autor utiliza en el relato y que se agudiza en las escenas más insospechadas.
De todos los personajes del libro me quedo con el anciano, encarnación perfecta del héroe de tragicomedia griega, y con el misterioso y retorcido mánager del circo, antagonista del abuelo tanto por carácter como por motivaciones.
En cuanto a la parte agria de la historia, asentada en los laterales posteriores de mi sinhueso y degustada casi de una tacada, se encuentra la certeza de que esta es una crónica tan acertada y tan actual de la sociedad en la que vivimos, tan reconocible en las pantallas a las que nos asomamos todos los días, que no sabes si estás leyendo un periódico o un libro de ficción.
De forma aguda e inteligente Jose Antonio Fortuny nos muestra en Alehop retazos de la realidad que nos rodea. Temas como la manipulación de los medios de comunicación, el abuso de poder o la situación de la política actual (incluidos los recortes en materia de sanidad) se enlazan y se complementan entre sí, asentando la creciente sensación, según se desarrollan los acontecimientos, de que unos no pueden existir sin los otros. Nada se escapa a su afilada pluma, ni siquiera los “reality show” o las sectas.

LEER MÁS

jueves, 21 de junio de 2012

Alehop, de José Antonio Fortuny - Análisis Digital


¿Qué puede tener que ver el circo con la tercera edad? Se preguntarán nuestros lectores. Pues mucho, según la última pirueta de José Antonio Fortuny, ya que ambos protagonizan su nueva novela.   
Vayamos por partes. Por un lado encontramos a una pareja anciana en la que la mujer se encuentra postrada en la cama y el marido, incapaz de ayudarle en sus problemas de movilidad, decide pedir ayuda en el Ayuntamiento a raíz de ver una noticia en el periódico. Hasta ahí, estamos en un problema cotidiano que el autor, pese a su juventud, tiene muy presente ya que sufre una enfermedad que también le tiene en una silla de ruedas.
Por otro lado, la cosa se complica cuando el circo aparece en el pueblo y todos a una se quedan fascinados con el espectáculo. Hasta el punto de que absorbe el presupuesto total de la localidad sin que nadie se oponga, salvo el pobre anciano que ve cómo su mujer se queda sin ayuda porque el circo se come todo el presupuesto.
Con esta parábola del siglo XXI vemos la falta de sentido común de nuestra sociedad actual. Un mundo que prioriza aspectos mercantilistas y populacheros frente a los auténticos problemas. El circo bien podrían ser los bancos, la prima de riesgo, los banqueros, el fútbol o un sinfín de beneficiarios que se comen los presupuestos dejando al contribuyente como protagonista del recorte. Ese recorte que le quita una parte del sueldo, le sube el precio de la gasolina, le quita la paga extra y culmina en el despido.
Con este panorama, el lector se convierte en un cómplice incondicinal en este Alehop, de José Antonio Fortuny –Editorial Funambulista- que se lee de un tirón. Parecido como ya hemos dicho a las parábolas del Nuevo Testamento. Sobre todo, por la fuerte carga moral de la obra.

LEER MÁS

miércoles, 20 de junio de 2012

La piscina, de Yoko Ogawa, en el blog Caminando entre libros



La piscina
Yoko Ogawa
ISBN: 978-84-939855-6-1
Formato: Tapa blanda– 104 Págs
Editorial: Funambulista

Argumento
Aya es una adolescente cuyos padres dirigen un orfanato. Se siente desgraciada y sola, abandonada por sus progenitores, volcados en su misión. Su único placer consiste en acudir a escondidas todos los días a la piscina para espiar el cuerpo de Jun —un chico del orfanato— cuando efectúa sus saltos de trampolín…
Estructura, ambientación y estilo narrativo
La novela se estructura en un único bloque de texto sin separaciones de capítulos, a excepción de un doble espaciado para marcar los cambios de escena.
La ambientación sitúa la historia en una población japonesa, aunque no especifica en cual. Dado que la narración se centra más en las sensaciones y recuerdos, carece de importancia la localización exacta.
Se encuentra narrado en primera persona por el personaje de Aya, haciendo hincapié en las sensaciones y sentimientos que tiene. El lenguaje es pausado y descriptivo, con la hermosura que suele caracterizar a la autora.
Personajes
Aya es una adolescente solitaria, hija de los dueños del orfanato Hogar Hiraki. Se siente aislada de su familia, resentida con el mundo, aunque encuentra los escasos momentos de felicidad observando a Jun y mostrando una cierta dosis de crueldad con los demás niños.
Jun, es un joven huérfano, perfecto tanto físicamente como en su personalidad. Dedica gran parte del tiempo al deporte y a su cuerpo, es amable y detallista con todo el mundo. En contraste con Aya, parece ser todo luz.
Mi opinión
Todos tenemos autores fetiche, de esos que hemos leído casi todas sus obras, y nos lanzamos a cada una de las nuevas de forma compulsiva. La verdad es que yo tengo bastantes, pero Yoko Ogawa es una de ellos.
Cuando me enteré que en mayo publicaban su nueva novela, no dude en pedirla a la editorial y la leí casi de una sentada cuando llegó. Creo que lo dije en Facebook cuando cerré su última página, pero me reitero en lo que pensé: Perturbador. Ya lo dice su contraportada, usando el mismo término que se me había venido a mí a la mente.
De nuevo, eta autora ha conseguido que un lector occidental (para el cual es cada vez más evidente que no están adaptadas sus novelas) quede admirado por su manera de escribir, pero desorientado por las acciones que describe.
En este caso, no es la historia en sí misma, sino la protagonista a la que se sigue en su narración, la que nos provoca una sensación de desazón bastante grave. Y es que a mi me afecta bastante todo lo relativo a los niños.
Después de haber leído casi todas sus novelas, veo dos puntos comunes en todas: las matemáticas y el deporte. Cuando nos es el beisbol, es el balonmano o en este caso el salto olímpico. Aunque en esta ocasión ha decidido darle más importancia que en obras anteriores.
 

lunes, 18 de junio de 2012

El prestigioso programa de libros de televisión española, Página 2, recomienda la lectura de la novela Alehop, de José Antonio Fortuny (Editorial Funambulista).


La Libreria Antes A.T. recomienda "El castillo de Lesley", de Jane Austen

“EL CASTILLO DE LESLEY” (Jane Austen)
Los admiradores de la obra de Jane Austen y los de la filosofía clásica estamos de enhorabuena. Hoy quiero hablarles de dos nuevas obras:
Todos creíamos que teníamos en nuestras repisas, en lugar privilegiado por supuesto, la maravillosa “obra completa” de Jane Austen; ¡qué equivocados estábamos!, pues faltaba, siempre ha faltado, algo. La editorial Funambulista ha reeditado, tras su primera incursión editorial en el año 2008, diez obras de juventud-adolescencia (1787-1793) de nuestra muy amada escritora, bajo el título: “El castillo de Lesley y otras obras de juventud”. Estas historias, según se nos cuenta en una nota del editor, las reunió la propia Jane Austen con el nombre: Volúmenes I-III. Otra curiosidad: los textos aquí recogidos, ¡no fueron publicados hasta 1922!. Y yo me pregunto: ¿Cómo puede alguien aparentemente sensato y racional tener obras de Jane Austen y tardar en publicarlas más de un año? ¡Sinceramente queridos, no encuentro, no puedo encontrar, ninguna explicación posible!
Que les puedo decir; a mí me ha hecho mucha ilusión; tanta, que, apenas la he tenido en mis manos, acabada ya la feria del libro, el primer tiempo libre que he tenido lo he dedicado a anunciároslo. ¡Confieso que no encuentro en la sosegada lectura de estas obritas más que abundantes motivos para una, controlada por supuesto, satisfacción; para una constante manifestación, en mi interior, de liviana e inocente frivolidad!
Ficha del libro:
Título: “El castillo de Lesley y otras historias de juventud”
Editorial: Funambulista, Madrid (2008 / 2012); colección: Clásicos del fondo
Páginas: 189

LEER MÁS

viernes, 15 de junio de 2012

El blog Walking Around dedica esta preciosa reseña a "Alehop", de José Antonio Fortuny

José Antonio Fortuny: Alehop

Permitidme que para empezar la reseña de esta estupenda novela cite las palabras de Max Estrella, protagonista de Luces de bohemia, de Valle-Inclán, en la escena duodécima:
MAX: Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el Esperpento. El sentido trágico de la vida española sólo puede darse con una estética sistemáticamente deformada.
DON LATINO: ¡Miau! ¡Te estás contagiando!
MAX: España es una deformación grotesca de la civilización europea.                                                                                
Donde dice héroes clásicos, pongamos valores de la actual sociedad española. Y eso es exactamente lo que nos brinda Alehop -publicada por la editorial Funambulista-, del escritor menorquín José Antonio Fortuny (Mahón, 1972), autor de una primera obra titulada Diálogos con Axel (2003). Hacer reír suele ser muchísimo más difícil y meritorio que hacer llorar, especialmente si la carcajada brota de una situación tan triste y negra que sería para llorar. Pasé ratos divertidísimos, tronchándome de risa en el sofá. Provocar la risa y la capacidad de sorprender son cualidades inestimables en un escritor. Me leí la novela casi de un tirón. Digo casi, porque tenía un montón de exámenes por corregir y no era cosa de dejar a mis alumnos sin las notas.
En un pueblo cuyo nombre no se menciona vive una pareja de ancianos necesitados de ayuda debido a la enfermedad de la mujer. Un buen día llega un circo. Este acontecimiento tan especial y fuera de lo común causa gran revuelo y expectación, lo que es aprovechado por la autoridad de turno, con el asentimiento del líder de la oposición, para tener entretenido al personal y que así parezca que se hacen grandes cosas en beneficio de la gente. El acuerdo entre el alcalde y el mánager del circo para potenciar la asistencia del público al espectáculo se ve alterado por la peripecia del anciano y su mujer, que requiere ayuda diaria para levantarse de la cama y nadie se la proporciona. El caso es que todos escurren el bulto ante la petición de asistencia del anciano y se van pasando la pelota hasta que el asunto se complica hasta límites insospechados para todos. El desenlace es sorprendente, digno de una trama argumental bien trabada y que atrapa al lector en todo momento.
Los personajes principales de la novela son designados con el nombre común: el anciano, la mujer, el alcalde, el líder de la oposición, el mánager. En cambio algunos personajes secundarios tienen nombre propio, quizá porque lo relevante es que mediante el nombre común se generalizan los tipos y situaciones, adquiriendo una dimensión que supera la mera anécdota argumental para hacerse extensiva a la sociedad española actual que aparece así satirizada sin perdón.
Alehop es un desfile de personajes y situaciones perfectamente reconocibles por parte de cualquier lector: los políticos superficiales, interesados y oportunistas, atentos a lo políticamente correcto, a no ser menos ni hacer menos que el vecino, para que luego sus electores no digan y les castiguen en las urnas, aunque sus hechos entren en la categoría del despropósito a precio astronómico a cargo de los contribuyentes; el mánager del circo, buen conocedor de la elemental y previsible psicología de los políticos,  sabe tocar la tecla adecuada para lograr sus fines: la vanidad y el ansia de lucimiento; el presidente del club de ancianos, apodado YoYó, que encarna a quienes ocupan cargos directivos, siempre complacientes y en connivencia con quienes están en el poder, para figurar y darse tono o alimentar su fútil ego con palabrería hueca; las asociaciones que aparentemente sirven a la sociedad y solo sirven para el sarao o el espectáculo…

jueves, 14 de junio de 2012

"La piscina", de Yoko Ogawa en el blog Punto de partida

Esta es una breve historia donde parece que no pasa nada, y pasa todo. Con la elegancia de la que se caracteriza la literatura japonesa, Yoko Ogawa, la autora, nos cuenta la historia de Aya, una adolescente. Nos mantiene a lo largo de todo el relato en una intriga constante, con algunos momentos de verdadera angustia. Describe tan bien los lugares y situaciones, que parece realmente que lo estas viendo y viviendo. Ha sido otro descubrimiento muy recomendable.
  • Esta es la historia
Aya es una adolescente cuyos padres dirigen un orfanato. Se siente desgraciada y sola, abandonada por sus progenitores, volcados en su misión. Su único placer consiste en acudir a escondidas todos los días a la piscina para espiar el cuerpo de Jun —un chico del orfanato— cuando efectúa sus saltos de trampolín…
Este relato de una fascinación nos sumerge paulatinamente en una atmósfera mágica y perturbadora gracias a la descripción objetiva de la perversidad de unos seres inocentes y frágiles en busca de su propia identidad, divididos entre su deseo de pureza y de plenitud serena y su tendencia a la crueldad frente al otro.
  • Sobre la autora
Yoko Ogawa nace en Okayama en 1962. Estudia en la Universidad Waseda de Tokyo. En 1986 inicia una carrera de escritora, inspirada por sus lecturas de los clásicos nipones, El diario de Ana Frank y las obras de Kenzaburo Oé. Ya con su primera novela,Cuando la mariposa se descompone, obtiene en 1988 el prestigioso Premio Kaien. En 1991, logra el gran premio Akutagawa por El embarazo de mi hermana, publicado por Editorial Funambulista, que se convierte inmediatamente en un best seller en su país. A partir de entonces todas sus obras son grandes éxitos de crítica y de público en Japón, donde es indiscutiblemente la escritora de más ventas. En 2003 publica La fórmula preferida del profesor (Funambulista, 2008), que obtiene varios premios (el Premio Yomiuri, el Premio de las Librerías Japonesas y el de la Sociedad Nacional de Matemáticas). Funambulista ha publicado de ella asimismo: Perfume de hielo, La niña que iba en hipopótamo a la escuela y La residencia de estudiantes. Actualmente vive con su familia en la antigua ciudad mercantil de Kurashiki y se dedica exclusivamente a la literatura.

LEER MÁS

martes, 12 de junio de 2012

"La leyenda de una casa solariega", de Selma Lagerlöf, en Libros.com

Muchos conocemos a Lagerlöf y a Suecia de nuestras lecturas adolescentes o infantiles, en las que viajamos con Nils Holgersson. Al menos, la generación anterior a Pippi Långstrump. La escritora sueca llevó, de la mano de sus cuentos, la cultura sueca a todo el mundo.
El clima de esta novela, que en realidad es un cuento largo, está plagado de magia, encantamiento, de seres fantasmagóricos, situaciones que entran de lleno en lo legendario y en la fantasía. El mundo de las sagas y las leyendas nórdicas aflora, incluso recuerda en algunos momentos a algunos cuentos de Gógol. Pero, asimismo, Lagerlöf introduce elementos autobiográficos en esta obra, anticipando sus deseos, que más tarde verá cumplidos, como fue la recuperación de su propia casa natal en Mårbacka.
La trama es una mezcla de la Bella y la Bestia, de Orfeo y Eurídice, Eros y Psique: el personaje masculino, el estudiante Gunnar Hede enloquece por diversas razones, abandona su posición social y se dedica a vagabundear por los pueblos como vendedor ambulante, siempre unido a su violín y a la música, que le tranquiliza y emociona. Ingrid Berg es el otro polo de la narración: una niña adoptada, no querida y  marginada, una cenicienta, que está a punto de pasar al mundo de los muertos pero el loco Gunnar la salva casualmente. Ambos se habían conocido mucho tiempo atrás, cuando ella aún era muy pequeña y acompañaba a unos músicos callejeros, y Gunnar tocaba constantemente su violín mientras estudiaba. Se establece una corriente entre ellos, amistosa/amorosa, que les atrae y es determinante en las vidas de ambos, por encima de los convencionalismos y los miedos, el amor y el odio. La vuelta a la vida de Ingrid, retrotrae al paso por el Hades de Psique. El simbolismo de sus ojos, la fuerza que ejercen sobre Hede, es como la fuerza que ejerce la música, que reactiva la memoria del pobre loco.
La narración va girando sobre la relación del loco y la marginada, que vuelve a la vida y liga su futuro a aquel ser que oscila entre la realidad y la ficción. El amor, la amistad, la relación del arte con la locura, la capacidad salvífica del amor y de la música…todo esto constituye el fondo de este cuento nórdico, que se mueve entre brumas, paisajes nevados y seres legendarios, como la Señora de la Pena, que donde más a gusto se siente es en los tristes hogares donde no se celebra la Navidad, donde no hay alegría y nadie sonríe. Llena de parábolas y de mensajes entre líneas, La leyenda de una casa solariega es un cuento para reflexionar.

LEER MÁS

Reseña sobre "La locura", de Narcís Oller

La locura – Narcís Oller

Posted: 07 Jun 2012 02:10 PM PDT
Motivo de escarnio, marginación o sufrimiento según su grado y sus manifestaciones, la demencia es, sobre todo, un estigma para el que la padece y una pesada carga para los que le rodean, y también el tema de este clásico de la literatura catalana moderna, publicado en 1898 y cuyo autor, reconocido por Clarín, Pereda o Galdós, pasa por ser uno de los máximos representantes de la novela realista, naturalista y finalmente modernista en Cataluña.
Narcís Oller (Valls, Tarragona, 1846 – Barcelona, 1930), nos propone la historia del desventurado Daniel Serrallonga, personaje basado en un cliente real de su despacho de abogados, y que iremos conociendo de forma indirecta a través de un narrador innominado y su descarado amigo Armengol, y al que un tercer personaje, Pròsper Giberga, científico racionalista, augura problemas mentales a partir de sus antecedentes familiares y sus trastornos de carácter. Y es que el inestable padre de Daniel, agobiado por sus dos hijas, enana epiléptica una, intrigante y vanidosa la otra, y por la tarea de liberar a su hijo de la prisión donde le llevó su ardor liberal, acabará suicidándose.
Por su parte Daniel da pronto muestras de tendencias obsesivas y coléricas: ferviente admirador de Prim, posee una amplia colección de retratos y representaciones de acciones heroicas del general al que idolatra, y al que apoyará incondicionalmente como diputado en Madrid. Pero sus desordenados deseos de venganza tras la muerte del general, le hacen presa fácil de los desaprensivos y de su propio e inflamable carácter.

LEER MÁS

Atención al cliente en el Diari de Tarragona


Entrevista a José Antonio Fortuny, autor de "Alehop"




«El humor es lo que nos hace humanos»

El escritor menorquín José Antonio Fortuny se pasa a la ficción en su comedia negra ‘Alehop’


José Antonio Fortuny (Maó,  1972) vuelve a estar en las librerías de Menorca y de más allá. Después del éxito de ‘Diálogos con Áxel’, su comedia ‘Alehop’ (Editorial Funambulista) da un salto mortal sobre cuestiones como el abuso de poder o la manipulación de las masas. Dice que le ha costado cinco años alumbrar a esta criatura que sigilosamente va haciéndose hueco en las listas de ventas, a pesar de que el autor huye de las grandes presentaciones. Él prefiere la relación de tú a tú con el lector.

—La primera pregunta en un espectáculo circense es obligada: ¿cómo están ustedes?
—Ilusionado, inquieto por saber cómo funcionará, con el estómago encogido ante la selva de libros que veo y que también quieren sacar la cabeza... Ahora mismo tengo un revoltijo de sensaciones de todo tipo.

—Ha dado el paso a la ficción pura y dura. ¿Cómo ha sido el proceso?
—La obra no fue difícil de gestar: fue suficiente con mirar con un poco de atención algunos sucesos estrambóticos que ocurrían a mi alrededor. Desde un principio tracé el mapa de la obra y supe dónde quería llegar, después fue cuestión de ir rellenándolo poco a poco.

—¿Te sentiste más a gusto en ese mundo en el que el autor hace y deshace?
—He disfrutado escribiendo tanto un libro como otro, a pesar de ser historias muy diferentes. He llegado a conocer bastante bien a los protagonistas; de hecho, hace cinco minutos que uno de ellos ha pasado a saludarme. Eso sí , de  momento, mi parcela de intimidad la tengo reservada a mi muñeca hinchable, que guardo al fondo del armario para que mi madre no la vea.

—Cada escritor tiene sus manías, ¿cómo son tus jornadas frente al folio en blanco?
—Para mí es básico tener un horario. No creo tanto en la inspiración, sino en el trabajo diario. Hay días en que las cosas saldrán mejor o peor, pero hay que estar ahí. Me paso días luchando con un párrafo. Son pequeños pero tienen vida propia; son tozudos. A veces cuesta domarlos.

—¿Fue el escenario el que se rindió al tema o viceversa? (Por cierto, lo de la editorial Funambulista, le va que ni pintado).
—El circo es un símbolo muy utilizado en nuestra era para definir lo que es el espectáculo, sobre todo el de masas. Me ha ido como anillo al dedo y sí, fue curioso lo de la editorial, y para darle una vuelta de tuerca más, yo mismo sugerí al editor una imagen de portada en la que se viera un anciano sobre la cuerda floja, un dibujo que para mí también tiene un fuerte carácter simbólico que resume el argumento del libro: alguien que mantiene a duras penas el equilibrio ante el acoso de los elementos adversos.

LEER MÁS

viernes, 8 de junio de 2012

“Atención al cliente” Benoît Duteurtre en Melibro

 Hace unos años, durante uno de los cursos de doctorado, un profesor nos encargó un trabajo sobre la función del teléfono móvil en la sociedad. Después de semanas de investigación y lecturas de artículos, llegamos a la conclusión de que el móvil se había convertido para millones de personas en un elemento más imprescindible que el aire. Hoy en día, el teléfono condiciona nuestras vidas, nuestras relaciones sociales. Agrupa y cataloga a nuestras amistades; es el elemento de geolocalización más perfecto que existe y nos facilita las transacciones electrónicas. Sin embargo, ¿qué ocurre si un día tomamos un taxi y al bajarnos olvidamos nuestro móvil adquirido hace apenas un mes y lo perdemos para siempre?
Esa pregunta es la que se plantea Benoît Duteurtre en la novela Atención al cliente, una sátira sobre las últimas innovaciones tecnológicas en la sociedad. La pérdida de un bien tan preciado implica llamadas, tiempos de espera y más llamadas a la compañía telefónica con el consiguiente coste para nuestros bolsillos. Porque cuando uno firma un contrato con alguna de estas operadoras hay infinidad de cláusulas en letra pequeña que se escapan a nuestros ojos. Existen compromisos de permanencia, cesión de nuestros datos personales (que seguramente la empresa utilizará para otros fines: envío de publicidad, programas de puntos, ofertas y promociones  o incluso cesión de datos a terceros) y condiciones surrealistas.
A veces, cuando una teleoperadora nos tiene que solucionar algún problema somos maleducados; pensamos que en vez de personas quienes están al otro lado de la línea son máquinas perfectamente adiestradas, instruidas para remediar cualquier contingencia. Pero no es cierto porque, al final, nos terminamos quedando con más dudas y la cuestión que nos preocupa continúa sin resolverse. Aun así, ellas no tienen la culpa; los verdaderos culpables son los dueños de esas grandes corporaciones de telefonía que quieren forrarse, invirtiendo lo mínimo en capital humano.
Y en esa situación se encuentra el periodista free lance protagonista de Atención al cliente después de perder su móvil. Tras infinidad de llamadas, reclamaciones y tras haber hablado con casi la totalidad de los departamentos, no tendrá más opción que abonar los once meses que le restaban de contrato y adquirir una nueva línea. Atención al cliente es una crítica a las nuevas tecnologías, una sátira sobre el progreso tecnológico y sus consecuencias. La novela refleja la yuxtaposición entre un mundo absolutamente moderno y otro en el que el narrador reivindica lo antiguo. En uno de los pasajes del libro destaca la figura del cura que parece extraído de la Edad Media y, que de pronto, saca de su sotana su flamante llavero electrónico para montarse en un vehículo último modelo.
El narrador de Atención al cliente se lleva fatal con los instrumentos tecnológicos. Se le cuelgan constantemente los ordenadores, le salen pop ups mientras escribe sus artículos periodísticos y el ordenador navega solo a través de páginas porno. Y es que con esto de las nuevas tecnologías uno se puede volver idiota y termina calentando la leche del desayuno en el tambor de la lavadora. Que si el password del correo electrónico, que si el pin del teléfono, que si la clave de la tarjeta Premier Visa, que si el código de la puerta principal para entrar en el edificio, que si… Y así podríamos continuar hasta el infinito.


LEER MÁS

Un lector del Diario de Menorca habla de "alehop", de José Antonio Fortuny

“Alehop”, un libro fascinante
Acabo de leer “Alehop”, la última novela escrita por José Antonio Fortuny. Quiero expresar hacia él toda mi admiración y compartir con los lectores el entusiasmo y la conmoción que me dan ese tipo de lecturas.Si “Diálogos con Axel” me hizo llorar y reír a la vez (como ocurre cuando te encuentras con todo lo que nos pasa en la vida, aunque mejor dicho y mejor analizado), “Alehop” me ha dejado fascinado. En esta farsa (cuya emoción va en aumento como un crescendo de Rossini) lo idílico se vuelve pesadilla, los derechos son bromas, la sensibilidad y el respeto una alfombra para pisar.Hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien leyendo un libro. Otra vez he encontrado aquí todo tipo de emociones. Tengo la impresión de que el autor conoce bien esta zarabanda de ánimos desde la inmovilidad de su cuerpo, donde más pesa la hipocresía y el desinterés; yo la conozco igualmente bien por practicarla o sufrirla a diario, así como creo que le pasa a la gran parte del mundo. Esto es lo que aprecio: una escritura cautivante y un sentido universal. Gracias por recordarnos como acabaremos todos, si por miedo o egoísmo nos resignamos a dejar que la pobreza intelectual sea el estilo de  nuestra época.
Claudio Martín Poloni
Sant Lluís

LEER MÁS

jueves, 7 de junio de 2012

EL RINCÓN DE LEIRA: Reseña de Alehop (José Antonio Fortuny)


 
ARGUMENTO:
La acción trascurre en un pueblo del que nunca sabemos el nombre ni tal si quiera dónde está situado geográficamente. Es un pueblo tranquilo de esos que nunca salen en los medios, al no ocurrir nunca nada interesante. Una pareja de ancianos, vecina de la localidad, se encuentra con un problema que puede ser muy común cuando se llega a cierta edad: la mujer no se vale por si misma y necesita asistencia médica. Es lo que se denomina dependiente. Por este motivo, el marido acude al ayuntamiento para pedir ayuda. Enseguida le buscan una persona que les va ir a ayudar, sólo que hay un problema: sólo va a ir 2 veces a su domicilio. Viendo que esa asistencia no es suficiente, el hombre se ve obligado a remover cielo y tierra para que la ayuda sea toda la semana.
Por otro lado, un circo se deja caer por el pueblo de manera casual. Los habitantes están totalmente revolucionados y el éxito es tan grande, que ese espectáculo que no estaba previsto, se convierte en prescindible, de tal forma que al alcalde es lo que verdaderamente le importa. Tanto, que el anciano que inocentemente quiere solucionar su problema, descubre que no tiene importancia ninguna. Lo que importa es el circo. Ya sabéis: pan y circo.
De esta forma, los ancianos llegan a forma parte de otro espectáculo dentro de un juego donde ellos piensan que su problema se va a subsanar. Otro espectáculo que llega a eclipsar al circo, ya que cuando ellos se convierten en protagonistas de un reallity que bate récords de audiencia, al circo no va nadie. 
 
OPINION PERSONAL:
Supongo que el argumento os sonará a conocido, ya que seguramente  sabréis que en la historia está presente una especie de Gran Hermano de esos que vemos la vida en directo de una serie de personas. En este caso, no son concursantes al uso sino un matrimonio que busca una ayuda que no acaba de llegar. Tras pasar por muchas trabas, se ven envueltos en un programa que, a priori, les va a solucionar su problema. Evidentemente, no son más que marionetas en busca de peces gordos en busca de carnaza y de audiencia. 

lunes, 4 de junio de 2012

"La piscina" en Melibro

La piscina, Yoko Ogawa.
Traducción: Héctor Jiménez Ferrer.
El Hogar Hikari es un orfanato dirigido por un matrimonio en el que vive su propia hija Aya, a la que, sin embargo, no parecen dedicar más tiempo que al resto de los niños que viven en el centro.
Aya, la protagonista de la novela, es una adolescente solitaria, que encuentra pequeños momentos de felicidad observando a Jun―uno de los chicos que vive en el orfanato― realizar sus acrobacias desde el trampolín de la piscina. La joven analiza cada movimiento de su cuerpo, la tensión de los músculos y la inmersión en el agua de Jun.
A veces, me gustaría saber por qué me siento tan feliz cuando lo observo, durante esos segundos que transcurren desde que levanta las manos para agarrar un punto en el aire hasta que desaparece en el agua. Pero no soy capaz de entenderlo. Quizá sea porque cae en un valle donde el tiempo es tan silencioso que no se oyen las palabras.
Estos instantes de belleza, donde Aya muestra sus sentimientos más sinceros hacia el joven, contrastan con la actitud despiadada de la chica hacia la pequeña Rie, un bebé que sufre las malvadas ocurrencias de la protagonista.
Cuanto más saboreaba el sentimiento de crueldad, más ganas tenía de estar en la piscina. Me daba la sensación de que el brillo de las olitas que se reflejaban en el cristal del techo, el olor del agua limpia y, sobre todo, el cuerpo de Jun mojado lavarían mis crueles sentimientos. Aunque fuera por un momento, quería estar limpia como Jun.
Yoko Ogawa
Sin embargo, el secreto comportamiento de la protagonista no pasa desapercibido para su idolatrado Jun, que, tras revelarle su conocimiento abre la fisura definitiva en su relación.
Narrada con la exquisita sencillez, cargada de matices, a la que nos tiene acostumbrados Ogawa, La piscina es un relato breve, a penas cien páginas, donde hallamos por igual la hermosura de las cosas pequeñas y la crueldaden los gestos aparentemente más inocentes. La autora japonesa recrea una atmósfera, la de la piscina, desde cuyas gradas observa Aya a Jun, y nos muestra, de nuevo, su capacidad para crear imágenes de gran belleza magníficamente descritas, que contrastan con las malintencionadas acciones de Aya.

LEER MÁS

La niña que iba en hipopótamo a la escuela en el blog Trafegando ronseis

La niña que iba en hipopótamo a la escuela

Outro fermoso e delicado libro de Yoko Ogawa é este La niña que iba en hipopótamo a la escuela publicado por Funambulista. Unha novela un tanto afastada do estilo de contar tradicional nipón que nos sorprende agradablemente en cada páxina: o argumento susténtase nunha serie de anécdotas que a protagonista lembra dun ano da súa vida convivindo coa peculiar familia da súa nai, familia que inclúe un pequeno hipopótamo. A lectura irá desgranando os pequenos detalles, os sentimentos e emocións, así como a vida cotiá que a protagonista compartiu nese ano, salferida con acontecementos reais e importante do Japón dos anos 70. E entre todas as liñas, destacan aquelas dedicadas á importancia dos libros, da lectura, da escritura, dos relatos... porque a sensibilidade que desprende o libro vese adornado con esta reflexión que tanto nos gusta. A amizade entre dúas nenas, eixo do fío narrativo, debúxase suavemente con cores suaves que van precisando a súa importancia na vida, porque o protagonista real do libro é o cariño e o respeto que se vive nunha casa habitada por persoas que resultan fascinantes. Poesía, optimismo, amizade... de todo un pouco hai nesta novela que vos recomendo.
Unha lectura emotiva e doce que me lembra o moito que me gustara o outro libro que lin desta autora: unha autora que ben paga a pena que coñezades.
 

Entrevista en el canal autonómico IB3 a José Antonio Fortuny con motivo de la publicación de su novela Alehop.