martes, 5 de agosto de 2014

'Senderos de gloria' en Pandora Magazine

Hoy se cumplen los cien años desde el comienzo de la que fue llamada Gran Guerra, esa Primera Guerra Mundial que en principio nadie pensó que podría convertirse en lo que se convirtió, y que fue también el comienzo de lo que llegaría a desembocar en la Segunda Guerra Mundial.
Demasiado horror, demasiado ego en los países que participaron, demasiadas muertes inútiles. Creo que no hay duda sobre ciertas cuestiones. Por eso en lo que nos hemos centrado este año en Pandora Magazine es en recomendaros lecturas con las que poder indagar en el conflicto por uno mismo y sacar nuestras propias conclusiones, desgranar cada detalle de los que nos muestran los expertos.
Hoy queremos aprovechar para recomendaros unas lecturas que abarcan desde el más pequeño detalle objetivo hasta el relato más intenso sobre los hechos que muchos vivieron durante esos años.
cubierta-senderos-1Comenzamos con la Editorial Funambulista y el libro de Humphrey Cobb, “Senderos de Gloria”. Precisamente este mes publicaban en esta editorial uno de los libros de culto sobre la Gran Guerra, que llevó al genial Stanley Kubrick a crear una película también de culto sobre este tema. En su colección Literadura tenemos una edición de pequeño formato y con esas tapas azules y rugosas que tanto nos gustan de Funambulista. Durante la Primera Guerra Mundial, en el escenario de la guerra de trincheras, un regimiento francés recibe la orden imposible de tomar una posición enemiga inexpugnable, una colina llamada El Grano. Numerosos hombres son barridos por el fuego de ametralladora de los alemanes apenas iniciada la ofensiva, que resulta abortada a los pocos minutos. Pese a las numerosas bajas, los generales al mando organizarán un juicio sumarísimo ejemplarizante contra algunos miembros de sus tropas, bajo la acusación de cobardía. Brillantemente escrita, nos sorprende la dureza descrita en sus páginas, creando un clima de horror y tragedia que pocos han sabido plasmar con esa rotundidad.

LEER MÁS

'La confesión de Claude' en Sonograma

Sonograma_ZolaOcurre a menudo (a la mayoría de los mortales) que, a lo largo de nuestras experiencias vitales, descubrimos que la realidad no siempre responde a nuestras expectativas. Émile Zola (1840-1902) describió este desengaño o decepción, tan natural en la adolescencia, en su primera novela.
Zola, después de trabajar unos meses en la editorial Hachette, se dedicó de lleno al periodismo y a la literatura, y su trayectoria creativa, como indica Sergio Torremocha en el postfacio, atravesó diferentes momentos literarios, desde el Romanticismo, el Naturalismo y, finalmente, el Decadentismo.
No olvidemos que Zola publicó numerosos textos teóricos -combativos e innovadores-, donde describió, de forma meticulosa, la ideología y la estética del Naturalismo.
En su novela La confesión de Claude (1865)- publicada por la Editorial Funambulista-, el escritor francés relata con toda la crudeza estos impulsos humanos que muestran los abismos que confrontan el sueño y la realidad. De hecho, se trata de una novela epistolar y autobiográfica; es una recopilación de unas cartas de juventud, en una época precaria (de enorme pobreza) del autor, transformadas en su temprana novela.
La confesión de Claude, publicada por el famoso editor belga Albert Lacroix, revela las confesiones de tres adolescentes que se conocieron en el Collège Bourbon de Aix-en-Provence: el escritor Émile Zola, el pintor Paul Cézanne y el científico Jean-Baptistin Baille.

LEER MÁS

"El profesor chiflado y Mister Wert", en TodoLiteratura

La última novela de Tomás García Yebra es una obra inclasificable, como casi toda su obra. “El profesor chiflado y Mister Wert” es una de esas obras extrañas que de vez en cuando nos encontramos los lectores y que es en sí una pequeña obra maestra. Una obra que se sale de los caminos trillados por los escritores y las editoriales y que aportan una ráfaga de aire fresco a nuestra literatura.
Eufrasio Tónico es un profesor de Lengua y Literatura en un colegio finlandés en Madrid. Allí enseña a treinta y nueve alumnos, todos ellos con nombres que hacen referencia a escritores o personajes conocidos, a su modo. Pero no enseña solamente literatura, ya que no sólo de literatura vive el hombre. Enseña a vivir y a enfrentarse con la vida a unos jóvenes llenos de ganas de vivir.

Para este singular profesor, “el fracaso escolar está en los profesores”. ¡Cuánta razón lleva! Los enseñantes han perdido esa vocación ancestral. Ahora ser profesor es una profesión, no una vocación, salvo honrosas excepciones. Pero no son los únicos culpables. Al poder y, por ende, al Estado, no le interesa la cultura y mucho menos la educación. No le interesa que las personas aprendan a pensar por sí mismas. De ahí que sea flagrante que no se invierta en educación, como no se invierte en ciencia o en investigación.

Por mucho que digan nuestros políticos que se hace, todo es un engaño y una vil manipulación. “Muy pocos políticos trabajan para servir al pueblo”, dice este conspicuo profesor a sus alumnos, que en muchas ocasiones le rebaten sus pensamientos. El profesor no cede ante el empuje juvenil de sus discípulos y les sentencia frases como éstas: La democracia funciona a base de propaganda, marketing, de imagen y de corruptelas. Quien quiera verlo lo verá y quien no, podrá seguir mirando a un lado.

Pero no sólo nos encontramos con las ideas de Tónico en el libro. Por sus páginas se desliza una trama en la que el profesor quiere ayudar al hijo de un barrendero urbano que sufre acoso en su colegio. Un mal cada vez más presente en nuestros colegios e institutos. Esa trama deviene en una acusación de pederastia y necrofilia hacia el profesor, lo cual hace que los instintos más primarios afloren por parte de algunos alumnos y profesores del colegio donde imparte sus clases.

A toda persona singular, se la ha de buscar sus puntos débiles. Eufrasio Tónico los tiene, como todo ser humano, pero precisamente su acusación no parece justa. Tomás García Yebra en El profesor chiflado y el señor Wert se muestra valiente. Tocando temas polémicos, e incluso peligrosos, pero como dice el mismo profesor: Los escritores tienen que ser valientes y expresivos. El autor no puede por menos que hacerse reflejo de los propios consejos de sus protagonistas.

La sátira y el sentido del humor están presentes a lo largo de toda la novela. Tomás García Yebra quiere que el lector piense por sí mismo. Que abandone las creencias personales en las que se mueve la política, el fútbol o la religión, para que descubra lo que hay más allá de lo que nos imponen en los medios de comunicación. Por eso mismo, este libro no saldrá en muchos de los medios convencionales. Todo lo que es distinto es peligroso.

LEER MÁS

Muerte en el Café Gijón, de Ruben Loza, en Pandora Magazine. "Elegante prosa y una historia que atrapa. Dos ingredientes que interactúan con el lector para engancharle sin remedio"

En este primer artículo vamos a traeros tres títulos distintos sobre una misma ciudad: Madrid. Para muchos es simplemente la capital de España, el lugar en el que tienen que trabajar, una ciudad sinónimo de bullicio, tráfico… Pero desde Pandora Magazine vamos a intentar cambiar un poco la perspectiva con estas tres lecturas.
cafe-gijon-coverEn primer lugar, una pequeña joya de la Editorial Funambulista en su colección Los Intempestivos, “Muerte en el Café Gijón”, de Rubén Loza Aguerrebere. Un libro perfecto para leer en el metro por su pequeño tamaño y su fácil lectura. Una novela negra con un crimen por resolver que tiene de escenario el famoso Café Gijón de Madrid. Pero de Madrid viajaremos a París o Montevideo entre otros lugares.
Cuando en un crimen no se conoce el motivo, es muy difícil llegar a dar con el culpable. Es por eso que este libro activará nuestras dotes detectivescas desde la primera hasta la última página, haciendo que vuele el tiempo a nuestro alrededor.
Así que recomendamos estar atentos a la parada en la que tenemos que bajarnos, corremos el riesgo de querer seguir inconscientemente el camino hasta más allá de las fronteras españolas.

LEER MÁS