viernes, 28 de noviembre de 2014

Pequeña referencia en Babelia a la original versión de Funambulista del "Libro del desasosiego"

[...] Y de ese baúl siguen saliendo inéditos. Se acaban de publicar en Portugal las obras completas de su heterónimo Álvaro de Campos, uniendo poesía y prosa en un solo volumen. En España en los últimos meses Acantilado ha publicado Quaresma, descifrador, una recopilación de sus novelas policiacas, Funambulista ha preparado una breve antología del propio Libro del desasosiego [...]

Leer todo el artículo

Presentación de "Libro del desasosiego", de Fernando Pessoa


Con ocasión del 10º aniversario de Editorial Funambulista
tenemos el placer de invitarle,
el jueves 11 de diciembre, a las 11 h,
a la presentación-desayuno de

Libro del desasosiego


Un día en la (no) vida de Bernardo Soares

de Fernando Pessoa


A cargo de:



Max Lacruz, director de Editorial Funambulista

Pilar Gómez Bedate,
escritora, profesora, traductora y viuda de Ángel Crespo, traductor de la primera edición al castellano del Libro del desasosiego, de la que se cumplen 30 años

Luis Morales,
antólogo y traductor de esta nueva edición

 Librería La Central
Calle Postigo de San Martín 8, 28013 Madrid

Se ruega confirmación.

Servicio de prensa: Ingenio de Comunicación

info@ingeniodecomunicacion.com
Sara Gutiérrez
680997385 · Eva Orúe 629280954


viernes, 21 de noviembre de 2014

Entrevista capotiana a Xabier López López, autor de "La vida que nos mata", en el blog Alma en las palabras

En 1972, Truman Capote publicó un original texto que venía a ser la autobiografía que nunca escribió. Lo tituló «Autorretrato» (en Los perros ladran, Anagrama, 1999), y en él se entrevistaba a sí mismo con astucia y brillantez. Aquellas preguntas que sirvieron para proclamar sus frustraciones, deseos y costumbres, ahora, extraídas en su mayor parte, forman la «entrevista capotiana» con la que conoceremos la otra cara, la de la vida, de Xabier López López.

Si tuviera que vivir en un solo lugar, sin poder salir jamás de él, ¿cuál elegiría?
Pues una de esas novelas río con meandros y ramificaciones y  momentos para todo y para todos (aquí hablo, fundamentalmente de “todos” los que quiero).
¿Prefiere los animales a la gente?
Ya decía Sartre (creo recordar que en “Las palabras”) que, cuando amamos de más a los animales, lo hacemos en contra de los hombres. No, bajo ningún concepto puedo preferir los animales a la gente, a las personas. Aunque algunas veces…
¿Es usted cruel?
Creo que nadie contestaría afirmativamente una pregunta así. Otra cosa es echar la vista atrás, y darse cuenta –con cierto horror– que algunas veces lo hemos sido (y mucho) y con quien menos se lo merecía.
¿Tiene muchos amigos?
Aquí hay una contradictio in terminis, ¿no? Los amigos, por definición, se cuentan con los dedos de una mano.
¿Qué cualidades busca en sus amigos?
Lealtad, lealtad, y mucho sentido del humor.
¿Suelen decepcionarle sus amigos?
Un amigo nunca decepciona; otra cosa es que hablemos de todos esos sujetos a los que alguna vez hemos llamado amigos y que a la hora de la verdad…
¿Es usted una persona sincera? 
Pues todo lo sincera que puede ser una persona que, para mostrarse como es, debe acudir de vez en cuando a esa sofisticada (y maravillosa) forma de mentira que es la ficción literaria.
¿Cómo prefiere ocupar su tiempo libre?
Leyendo. ¿Qué típico, no?
¿Qué le da más miedo?
Supongo que es un lugar común, pero me aterra la idea de perder a la gente querida.
¿Qué le escandaliza, si es que hay algo que le escandalice?
Pues tal vez el poco respeto intelectual que se tienen (y nos tienen) ciertos políticos. Estamos llegando a extremos auténticamente inconcebibles.
Si no hubiera decidido ser escritor, llevar una vida creativa, ¿qué habría hecho?
Pues no sé, la verdad. ¿Ser uno de esos grises burócratas que sueña con mandarlo todo a paseo para dedicarse a escribir?
¿Practica algún tipo de ejercicio físico?
Jugué al baloncesto durante muchos años y aún intento, cuando encuentro con quién, “echar” de vez en cuando unas canastas. El sucedáneo: bicicleta estática.
¿Sabe cocinar?
Siempre he estado rodeado por gente que sabe hacerlo, de ahí que, en un estúpido ejercicio de utilitarismo, y paradojas al margen, me haya dedicado a aprender cosas bastante menos útiles. Podríamos decir que intento escoger el vino (o la cerveza) y no quedar demasiado mal.
Si el Reader’s Digest le encargara escribir uno de esos artículos sobre «un personaje inolvidable», ¿a quién elegiría?
¡Uff! Sobran personajes “inolvidables”. Y no sé por qué, los que se me vienen ahora a la cabeza merecerían que nos olvidásemos de ellos por siempre y “desde ya”.

LEER MÁS

El "Libro del desasosiego", de Fernando Pessoa, en el Diari de Tarragona


jueves, 20 de noviembre de 2014

Un cuento de enfermera, de Louisa May Alcott, en Un Lector Indiscreto





Seguro que la gran mayoría de los lectores en seguida asocian el nombre de la escritora estadounidense Louise May Alcott a la archiconocida novela Mujercitas, de gran fama mundial, y que daría lugar a que la autora siguiera publicando otros títulos que tenían como protagonistas a la familia March. Pero hoy toca hablar de otra obra de la misma autora que, en principio, publicó bajo el seudónimo de A. M. Barnard: Un cuento de enfermera, recuperada por la Editorial Funambulista para su colección de Grandes Clásicos, y presentada al público lector con una muy buena calidad de edición. Aunque considero que esta es una obra menor y que no está a la altura de muchos de los grandes clásicos del siglo XIX, cumple con el requisito de entretener al lector.
Kate Snow es contratada como enfermera en la lujosa mansión de los Carruth para cuidar a su hija Elinor, aquejada de una extraña enfermedad mental, de la que nadie de su familia se libra pues es como un estigma que les marca desde hace varias generaciones. De ahí el rechazo de la joven hacia su madre por no haber evitado el tener descendencia. Pese a ello, permitirán que se celebre el enlace matrimonial de su hermana Amy. Kate pronto se da cuenta de que es cierto lo que le cuenta su pupila y ve cómo la señora Carruth actúa de forma alegre y tranquila ante las visitas pero en la intimidad su rostro refleja melancolía, al igual que observa algunas reacciones extrañas en el comportamiento de Augustine y Harry, hermanos de la paciente.

Pero también le sorprende e inquieta el poder que sobre la familia Carruth ejerce el sr. Steele pues los tiene dominados de tal forma que se amedrentan ante él. Kate decide actuar de forma cuasi policíaca para esclarecer este misterio.

Es de agradecer, sin duda, el trabajo realizado por Jorge Rus, no solo en cuanto a la traducción se refiere, sino también por las aclaraciones que nos ofrece en las notas a pie de página. Y digo esto porque el lector puede comprobar cómo la autora juega hábilmente con el apellido de dos de los personajes, Snow y Steele, que serán claves para la resolución de esta historia intrigante.

Un cuento de enfermera tiene connotaciones autobiográficas, pues la autora, al igual que el personaje principal de la misma, trabajó como enfermera voluntaria durante la Guerra de Secesión Estadounidense en el Hospital de la Unión, en Georgetown, en Washington D. C. El lector lo podrá deducir desde las primeras páginas a través de las conversaciones que Kate Snow mantiene con la señora Carruth sobre su amor por la profesión, pues le dice que la prefiere a la de institutriz o ama de compañía, y sabe cómo hay tratar a Elinor, sobre todo en los momentos más críticos. En esta novela no es tan marcado el carácter moralizante de sus obras más conocidas pero sí que podemos comprobar cómo la figura de Kate Snow refleja su compromiso feminista y abolicionista. 

"La canción del siciliano", de Cristina Amanda Tur, en el blog Mis críticas sobre libros leídos


La Mafia puede esperar el momento adecuado, pero nunca olvida una afrenta ni perdona un crimen. La canción del siciliano comienza con el asesinato en la isla de Ibiza de Mario Sonnino, guardaespaldas de Sacha La Plaggia, especialista en obras de arte... y nieto y sobrino de capos de la Mafia. En esta novela tenemos una trama de ficción entrelazada con personajes y hechos reales de la historia de la Mafia siciliana, una historia cuyos protagonistas el equipo contra el Crimen Organizado de Ibiza, comandado por el policía sevillano Ariel, y Rebelene, una periodista local amiga de los policías pero fascinada por il Bel Sacha y con el corazón dividido intentarán averiguar hasta qué punto la muerte del guardaespaldas de La Plaggia es una venganza relacionada con el pasado de la famiglia. La investigación (y el amor) llevará a la periodista a Sicilia; y todos deberán enfrentarse a sus convicciones, educación y sentimientos, sin que ninguno pueda evitar escapar a su naturaleza.

Opinión Personal



Las largas manos de la mafia en la pequeña isla de Ibiza.       

Este libro que hoy reseño en el blog es una recomendación de una seguidora del blog que me invitó a descubrir a la escritora y sus novelas. La interacción entre el blog y los seguidores es algo que me gustaría que fuera algo asiduo, ya que eso demuestra que el blog está vivo.


La novela publicada por Editorial Funambulista tiene un formato que ya he visto en varias ocasiones en las publicaciones de esta editorial, de una bella factura, pequeño manejable y de una buena calidad intentando darle un toque personal a sus publicaciones. La historia que podríamos enmarcar dentro de la novela negra pero que no deja de tener pinceladas por ejemplo de crítica social dirigidas en este caso a como se gestionan las obras dentro de Ibiza, como cuando la autora critica la construcción de una autopista que puede no ser lo mejor para el entorno. Lo mejor de ello es que Cristina Amanda introduce estas críticas de una forma sutil y que no afectan a la historia sino como en este caso la complementan, quizás no directamente pero en esta novela en concreto si por el tema que trata.

Es la cuarta novela de esta saga y la primera que leo, los personajes recurrentes en el resto de las novelas como es el caso de la protagonista principal ( en esta, en el resto lo desconozco) es una periodista que comparte amistad con un grupo del cuerpo contra el Crimen Organizado, a partir de esta amistad la protagonista se ve inmersa tanto afectivamente como profesionalmente en la investigación de un asesinato del guardaespaldas de un italiano residente en la isla y que va tomando unos tintes de venganza de la mafia.

Como he dicho anteriormente a partir del asesinato del guardaespaldas (Mario) la autora genera dos líneas argumentales, totalmente paralelas, en una la investigación del caso, puramente profesional, que nos va mostrando o mejor dicho descorriendo el velo que oculta las normas y usos de la mafia, además de al ir transcurriendo el relato van apareciendo personas y casos reales acaecidos en Italia que sirven tanto para dar fuerza a la historia como para presentarnos y mostrarnos el perfil de los personajes del bando mafioso, de cómo son realmente, que les mueve y el porqué. En algunos momentos sorprende la introducción de estos datos, que parece que solo sirven para llenar páginas y que no tienen ningún nexo ni interés en lo que está ocurriendo en la novela, pero poco a poco estas pequeñas historias paralelas que van surgiendo dan forma o por lo menos son capaces de hacernos vislumbrar aspectos de los personajes que no conocemos, cual es vida anterior, que miedos y a quien de verdad debe su lealtad, que no es otro que a la Familia. Por las páginas pasan desde los jueces anti mafia, mafiosos famosos, y el asesinato de los jueces haciendo una foto de cómo es la vida en Sicilia. Todo esto nos lo presenta la autora a través de la relación afectiva que surge entre Rebelene y Sacha que nos hacen esta radiografía paseando por esos lugares como si fuera una visita turística.

En el segundo hilo argumental se trata todo lo relacionado con el caso de asesinato y su resolución, nos muestra la parte más policiaca de la novela, la interacción entre las policías de distintos países de Europa y a su vez se va mezclando con el otro hilo para ir poniéndonos en situación. Nos deja también la critica a los medios de los que se dispone para poder resolver los casos y como deben ingeniárselas en muchas ocasiones la policía para bordeando la legalidad poder hacer uso de sus limitados recursos.

LEER MÁS

En el lado sombrío del jardín, de Eva Losada Casanova, en Vegamedia Press



[Img #9534]No se trata de una novela de terror, pero sí que tiene un toque necrófilo que nos recuerda que el primero de noviembre no está tan lejos. Se trata de una historia muy nostálgica. Si hay algún lugar donde esa tristeza es más fácil de expresar es en Galicia o en Portugal, donde la morriña y la saudade son auténticas señas de identidad.
Es allí, en Portugal, donde se desarrolla la historia que hoy recomendamos, En el lado sombrío del jardín, de Eva Losada Casanova –Editorial Funambulista- Realmente se trata de la reedición de una novela que fue finalista del Premio Planeta en su día y que se ha recuperado por su calidad y por las fechas en las que nos encontramos.
Podría recordar por momentos a Pedro Páramo, de Juan Rulfo. Por lo menos en lo que se refiere a la sensación constante de estar transitando más un mundo de fantasmas y de muertos que de vivos.
Se trata, al igual que la inmortal historia de Rulfo, de una chica que vuelve a un lugar inhóspito buscando las figuras paterna y materna. Allí encuentra un viejo uniforme en el que aparece la foto de una niña. Ana –la protagonista- va preguntando a unos y otros, todos personajes en los que le queda a uno la duda de si son fantasmas sobre su padre, sobre su madre, ambos fallecidos en un accidente de tráfico, y sobre esa misteriosa foto en la que su padre aparece con una niña que luego resulta tener que ver con ella más de lo que debiera, algo que se teme uno desde el primer momento.
Hay un personaje animal que tiene categoría de tal por su presencia constante y por su simbología. Se trata de un gato que al principio es un gato sin nombre y luego pasa a llamarse Edgar.
Pero mucho me temo que todo este entramado es una excusa para reflexionar profundamente sobre lo que queda de uno a la vuelta de una vida. También sobre cómo somos o dejamos de ser recordados y sobre si tiene sentido zambullirse en el amor con todas las fuerzas que uno tenga o si es mejor no apegarse a nada, no encariñarse con nada ni con nadie y transitar por la vida como uno de esos olores que nuestra protagonista Ana atrapa en tarros de cristal en un guiño a otra gran novela, El perfume, de Patick Süskind. Es en todas esas reflexiones donde se disfruta el relato de manera absoluta.
Yo diría que más que los fantasmas, lo que más le quita a uno el sueño en esta novela es ese come-come que le queda a uno de pensar si tiene sentido el amor, la amistad, la entrega o si es mejor vivir una vida, quizá gris, sí pero libre e independiente. Una vida en la que uno tome sus propias decisiones sin depender de nadie ni intentar agradar a nadie.

jueves, 6 de noviembre de 2014

"Conversación con las catedrales", de Ruben Loza, en el blog Mis críticas sobre libros leídos



Un ensayo que nos lleva de la mano de dos grandes escritores.

Difícilmente un libro tan pequeño es capaz de contener a dos grandes de la literatura, Conversaciones con las Catedrales de Rubén Loza nos presenta desde el punto de vista del autor a dos de ellos, ya desde el título se hace un primer guiño a uno de los dos maestros.


El libro dividido en dos partes principales nos muestra en primer lugar a Vargas Llosa, para hablar sobre este autor, Rubén utiliza en el libro un lenguaje y una forma periodística creando capítulos que se podrían asemejar a columnas y entrevistas periodísticas. En ellas el autor narra conversaciones con Mario Vargas Llosa que tratan temas tan dispares como puede ser la literatura, política o como no el premio nobel.
En todo este fragmento de la novela se nota el conocimiento de su obra y la admiración hacia él, sin dejar de lado el toque sutil del periodista. Y un Vargas Llosa que en ningún momento es reacio a tratar de cualquier tema, habla en todo momento claro de su literatura de la de otros sin ningún tipo de tapujo, ni incluso de lo que puede o no suponer la recepción de ese premio nobel que es en los últimos años tan apreciado como denostado por los criterios con los que se otorga que son tan desconocidos que plantean grandes dudas sobre los premiados y más faltando dentro de  sus galardonados grandes plumas que lo merecieron. Para finalizar con las conversaciones de Vargas Llosa el autor dedica un capítulo a la sesión de entrega del Nobel escrito por Fernando Iwasaki.

La parte quizás más personal es la que le dedica a Borges, en él muestra el lado más humano del periodista, donde nos narra no las conversaciones que pueda mantener con el gran escritor desde un punto de vista informativo sino de sus vivencias junto a él, de esos paseos y momentos íntimos para el recuerdo tanto en Buenos Aires como en el Montevideo de Rubén. Todo lo narrado en esta parte a pesar de que el formato y lenguaje utilizado no busca la crónica periodística las opiniones que da Borges sobre la literatura en su tiempo, sus vivencias en España u otros lugares y esa relación de amor, odio, desidia con el premio Nobel, en ningún momento pueden caer en el baúl del olvido, son, fueron y serán siempre actuales ya que como sus libros son inmortales.