jueves, 24 de septiembre de 2015

Diarios de la peste en la revista The Cult

El hecho diferencial catalán y la polémica sobre la financiación autonómica. Dos factores que han marcado la inexorable deriva del soberanismo, y que manejados con soltura, han excitado desde siempre la sentimentalidad de la política española. Es algo que conoce bien Arcadi Espada, autor de libros fundamentales sobre el asunto ‒Contra Catalunya e Informe sobre la decadencia de Cataluña reflejada en su estatuto‒ y agudo observador del procés, convertido ya en un desafío de gravísimas consecuencias.
En Diarios de la peste, Espada retoma ese objeto de análisis y lo examina de nuevo. ¿Cómo? Pues evocando desde la ironía aquella plaga que noveló Daniel Defoe, sustituida en este caso por el contagio separatista.
Este sondeo periodístico, escrito en forma de diario y publicado originalmente en El Mundo, comienza el 12 de septiembre de 2013, y ordena todos los acontecimientos y personajes de la exuberante tragicomedia catalana.
Con una magnífica edición de Max Lacruz e ilustrado por Ana Cortils, este cuaderno de bitácora merece un elogio colectivo, no solo porque atesora la prosa cordial, inteligente y provocadora de Espada, sino porque sus colaboradores nos brindan un libro que apela a los sentidos: un cómic excelente que, si pensamos en el arte de Cortils, nos recuerda obras de Terry Gilliam como aquel Animations of Mortality (1978), repleto de collages y originalísimos diseños.
Gracias a esa estética, el dietario ‒¿o debería decir blog?‒ de Espada adquiere un colorido circense, idóneo para acentuar los detalles más grotescos que ese proceso político ha depositado en nuestra memoria reciente.
¿Tendremos siempre a mano esos recuerdos a la hora de crearnos una opinión seria sobre la fractura catalana? Quizá, y confío en que sea así.
Para justificar los estribillos de su discurso, el nacionalismo ha concebido un largo catálogo de agravios y necesidades. Por desgracia, si hacemos un recuento histórico, las concesiones del Estado central no han calmado esa bulimia: la han incentivado, convirtiendo la descentralización en una querella permanente y agotadora.
Aunque a muchos ya les de pereza encontrarlo, no hay antídoto posible. Cualquier crítica al soberanismo es interpretada como crispación, y la caricatura de una España cleptómana y tiránica armoniza hoy los anhelos de quienes optan por la eterna reivindicación de la diferencia.
El independentismo, como saben, ya ha estudiado los perjuicios de la españolidad para el ser humano. Con la ayuda de quienes titubean al hablar de la unidad del Estado de Derecho, los separatistas manipulan el pasado y el presente, y fantasean con los vicios de un adversario al que conseguirán doblegar en cuanto se debilite un poco más.
Algunos lo verán como un cuento de princesas y hechiceros, pero lo cierto es que esa quimera es repetida en todos los medios que reciben apoyo institucional. Así se ha consolidado el fetiche de un ogro centralista, castizo y manirroto, incapaz de negociar y menos aún de dialogar.

LEER MÁS 

lunes, 21 de septiembre de 2015

Diarios de la peste en La Vanguardia




Arcadi Espada: "Un supuesto grande de España, el conde de Godó, no sintió repugnancia al apoyar al independentismo"

La gran plaga que asoló Londres en el siglo XVII inspiró a Daniel Defoe para escribir Diario del año de la peste. Cuatro siglos más tarde, el periodista y escritor Arcadi Espada tomó el título de aquella novela para dar cuenta de un malestar tan febril como el que narra Defoe: el independentismo catalán, un proceso que atraviesa hoy uno de sus rebrotes más severos. Publicado por el sello Funambulista, el Diario de la peste de Espada recoge los textos publicados en su blog sobre el soberanismo catalán desde 2013 hasta 2015.

Cuando queda todavía una semana antes de las elecciones catalanas, ¿cuál es la posibilidad de una victoria de los soberanistas? ¿Habría realmente una declaración unilateral de independencia? Y, quizá, lo más importante: ¿cuál es la responsabilidad política de los individuos en este proceso? De qué forma cada posición ciudadana, por acción u omisión, ha acercado el tema catalán a la línea roja. Ese es uno de los puntos en los que más insiste el periodista y escritor en esta conversación.
Si algo caracteriza a Arcadi Espada es justamente el hecho de que su forma de hablar se parece a su apellido. Es afilada y cortante, un arma blanca empuñada por un razonamiento tan provocador como lúcido. Arcadi desenvaina y señala figuras concretas, desde el fallecido editor José Manuel Lara, dueño del Grupo A3Media, hasta “un supuesto grande de España, como el conde de Godó”, dice refiriéndose al editor de La Vanguardia, quien, a su juicio, “no ha tenido ninguna repugnancia en brindar su cadena de medios, desde la radio hasta el periódico, a la exposición de la irracionalidad independentista”.
Promotor y portavoz de la plataforma Libres e Iguales, creada el año pasado contra "el secesionismo catalán" y que el próximo 22 de septiembre celebrará un acto en el Ateneo de Madrid con más de 30 intelectuales, Arcadi Espada no transige, no cede un centímetro en un tema que para él no tiene vuelta de hoja: el proceso que lleva adelante el presidente de la Generalidad, Artur Mas, es ilegal. Pero eso no exime a los catalanes y españoles de una responsabilidad cívica en todo este asunto.
Sin embargo, hay bastante más… ¿Por qué los independentistas se verán obligados a asumir la derrota de su causa como quien pierde la Champions? ¿Cuáles son los escenarios de cara al 27S? ¿Por qué la puesta en escena del secesionismo comparte con los triunfos del Barça ese aire de rúa y tumulto? Sobre estos asuntos conversa Arcadi Espada en esta entrevista concedida a Vozpópuli.

LEER MÁS

"Santa Teresa is different", los viejos amigos y la flema inglesa


El reencuentro con un viejo amigo después de mucho tiempo puede ser algo extraordinario. Con suerte, tras los primeros segundos de dudas, compruebas que lo único que ha cambiado es su envoltura, con más arrugas, menos pelo o los ojos cargados de experiencia, pero con la misma mirada que te tranquiliza y anuncia que todo sigue igual.

Las leyes del tiempo no afectan a ciertas amistades y esto es algo que la ciencia es incapaz de explicar. La amistad es en parte una cuestión de fe, un misterio basado en la confianza y los recuerdos.

Ocurre algo parecido con algunos personajes literarios cuando relees sus aventuras después de años de olvido o, incluso mejor, si se publica un libro con otro nuevo episodio. A diferencia del reencuentro con personas que va unido inevitablemente a nostalgia, si la novedad es buena, damos paso a un deleite tipo gourmet, en el que saboreas despacio, intensamente, como solo se disfruta lo que ya dabas por perdido.
 
Percy Hopewell es un personaje literario creado por el escritor Tomas García Yebra. Hopewell, un hijo de la Gran Bretaña cuyo padre es inventor de los botes de niebla, viajó por toda España durante los años 90 con su peculiar sentido del humor, analizando y atizando con flema inglesa a todos los destinos y sus costumbres. Sus andanzas podían seguirse en el dominical El Semanal, del grupo Vocento, que por aquel entonces dirigía Juan-Fernando Dorrego Tíktin, actual director de www.hechosdehoy.com. Durante más de dos años rivalizó en lectores con el todo poderoso Arturo Pérez Reverte y fue, sin duda, una de las secciones más divertidas del semanario.
 
Este año, coincidiendo con el 500 aniversario del nacimiento de STJ, el personaje reaparece publicado por la editorial Funambulista en Santa Teresa is different. A modo de ameno libro de viajes o de “road movie” cultural, se logra una completa introducción a la vida y obra de la Santa abulense, visitando lugares donde ella vivió, entrevistando a sus habitantes y a expertos e inexpertos en el tema desde todos los puntos de vista; poco escapa a las reflexiones del “excéntrico ingles". Por supuesto también se atreve con temas polémicos, ajenos a la mística, como la controvertida obra de un  ilustre arquitecto que anida en la plaza de Santa Teresa de la capital abulense; a mi juicio, un claro ejemplo de la falsa modestia que padecen algunos expertos edificadores.
 

L’enganyifa del dretadecidir, en un dibuix

Magnífica il.lustració d’Ana Cortils.

dretadecidir
N’Arcadi Espada, català dolço de Sacha, ha resumit les seves idees sobre el nacionalisme i n’ha fet un llibre que funciona com una guia per entendre el separatisme.: Diarios de la peste. Les il-lustracions de l’Ana Cortils són prodigioses. Guaitin, per exemple, com es carrega la “xorrada” (Agustí Colomines, inventor del mot, dixit) del dretadecidir amb un dibuix.

Entrevista a Arcadi Espada en Libertad Digital

Escuche la entrevista a Arcadi Espada

martes, 15 de septiembre de 2015

Mario Noya habla del libro Diarios de la peste, escrito por Arcadi Espada. "Uno de los libros del año"

Escuche la recensión del libro en EsRadio:

Lo que hay que leer. Diarios de la peste (Arcadi Espada)

Entrevista a Arcadi Espada en El Cultural

El editor de Funambulista, Max Lacruz, recurre a Manuel Vázquez Montalbán para explicar por qué Arcadi Espada (Barcelona, 1957) ha hecho un tebeo. El autor de los Mares del sur, recuerda Lacruz, utilizaba los escritos subnormales para enfrentarse, en igualdad de condiciones, al discurso propagandístico y nacionalista de Franco. "La única manera de dar cuenta de esa situación sociohistórica de tipo subnormal consistía en buscar un lenguaje apropiado que se pudiese oponer al lenguaje oficial, es decir, un contralenguaje igual de subnormal que el denunciado". De igual modo, Espada puede haber encontrado al fin el lenguaje con el que reflejar, muy exactamente, la realidad grotesca que se vive en Cataluña: una especie de collage esperpéntico que, desde la sátira, y siempre con las armas de la razón, denuncie "la estulticia pestilencial" del ambiente. "Ana Cortils [la ilustradora] y Max Lacruz tendrán siempre mi agradecimiento por haber permitido que encontrara al fin mi género", escribió el periodista en su blog (1714: Diario del año de la peste) la semana pasada. El libro, editado por Funambulista, reúne artículos de esa misma bitácora en la que Espada va siguiendo, día a día, la peripecia nacionalista "hasta su nueva e inexorable derrota".

Pregunta.- En la faja promocional se dice que este libro es una guía para no entender el independentismo. Pero en realidad se puede entender: solo hace falta mirar el siglo XX europeo, ¿no es así?
Respuesta.- Esa es una manera que ha tenido el editor de reflejar la perplejidad que a todo espíritu racional y libre le produce la deriva nacionalista. En realidad se puede entender y, sobre todo, se pueden comprobar sus letales efectos. El nacionalismo es un artefacto muy rudimentario, pero de una gran eficacia, como todo aquello que afecta a la vanidad de las personas.

P.- El otro día Francesc de Carreras, en un acto en el que estaba usted, dijo que Cataluña estaba en un momento prefascista como el que vivía Alemania antes de 1933. ¿Está de acuerdo? ¿Cree que exageraba?
R.- Esas analogías son siempre insatisfactorias desde el punto de vista intelectual. Las circunstancias son muy distintas, pero sí que hay una coincidencia fundamental: la sumisión de una parte de la población a consignas irracionales y a un líder que las encarna. Esto se ha dado en muchas ocasiones a lo largo de la historia. España, por ejemplo, tuvo un momento magnífico en la Transición porque los ciudadanos se atuvieron a consignas perfectamente racionales con el objetivo de evitar, entre otras cosas, una guerra civil. Si los ciudadanos se hubieran sometido, en aquel momento tan vidrioso de nuestra historia, a consignas sentimentales o puramente mágicas, las cosas hubieran acabado muy mal. En Cataluña sucede lo contrario. Y aunque se dice muy poco, la culpa de todo esto no la tiene Mas, ni Junqueras, sino los propios catalanes.

P.- Recoge en el libro una reflexión de Martín de Riquer, que situaba en la base del nacionalismo catalán una confusión elemental entre lengua y cultura. ¿Cree que eso explica, al menos en parte, lo que está ocurriendo en Cataluña?
R.- Esa confusión existe, es evidente. Martín de Riquer decía que había una cultura que se expresaba en dos lenguas. Una sola cultura. En Cataluña ha habido una sumisión de la cultura a su aspecto lingüístico. El catalán y el español, por lo demás, son dialectos entre sí, y operan como dialecto o como lengua según las circunstancias. 


LEER MÁS

miércoles, 9 de septiembre de 2015

'Diarios de la peste' Arcadi Espada y los "monstruos" del nacionalismo catalán



Arcadi Espada y los "monstruos" del nacionalismo catalán

El escritor publica un ensayo en el que recopila todos sus artículos publicados en el diario 'El Mundo' sobre el proceso independentista. Os traemos un extracto de la primera entrada del libro.
Ritmos XXI
“Vuelvo hoy 11 de septiembre a Cataluña, después de varios años, como dijera Defoe, "por las particulares circunstancias de mi vida y en atención a la seguridad que debo prestar a mi negocio". Volver en uno que no se ha ido podría tener su delirio. En absoluto. La circunstancia física es irrelevante. Las primeras impresiones del regreso son pura parada de monstruos. En esa vuelta me espera una variada cadena de monstruos físicos y morales. ¡Y el primero el mío, no me pillaréis, mendrugos, que gasto peluca! I am the master of my fate, I am the captain of my soul. Pasan los años y una pesadilla se repite: vuelvo a Barcelona. Y ya estamos en el año de la peste. Y he vuelto, joder”.
 
Bajo estas palabras Arcadi Espada da inicio a Diarios de la Peste, un ensayo que recoge todos los textos del escritor publicados en El Mundo sobre el proceso separatista. Como el propio escritor comenta este libro gráfico diseñado por Ana Cortils “bebe tanto en la estética gráfica del montypython Terry Gilliam como en la filosofía del contralenguaje de los recordados Escritos subnormales de Manuel Vázquez Montalbán o en el universo del film Freaks de Tod Browning”.