viernes, 23 de junio de 2017

"Giovanni Episcopo" en Libros de Cíbola

Después del éxito de la decadentista y controvertida Il piacere (1889), Gabriele D’Annunzio escribe Giovanni Episcopo (1891), una novela corta que, inspirada en el relato-confesión de algunos autores rusos (Gogol, Dostoyevski), narra la triste historia de un humilde empleado acosado por colegas y mortificado por la sociedad que le rodea. Giovanni Episcopo es una confesión en un sentido literal, porque esta nouvelle se abre en una comisaría, donde nuestro protagonista, cansado y angustiado por los fantasmas que perturban su sueño, empieza a contar su dramática historia.
El argumento es, resumido, el que sigue. Giovanni Episcopo tiene una vida de rutina y mediocridad y después del trabajo trata de divertirse con sus colegas (más bien sus colegas se divierten a su costa) cenando cada noche en la misma casa de huéspedes. Allí conoce a Ginevra, una camarera joven y apuesta, pero de dudoso pasado (y presente), de la que se enamora y con la que se casará casi por accidente y medio a escondidas. Mientras tanto, su colega y cabecilla del grupo de “amigos”, Giulio Wanzer, que ejerce sobre Episcopo un dominio total y cruel, es acusado de robo y escapa a Argentina. Después de unos días de matrimonio, Ginevra comienza a cambiar el carácter y a mostrarse hostil a su marido. Giovanni piensa que todavía puede salvar su matrimonio después del nacimiento de si hijo, pero la esperanza es en vano. Los problemas familiares hacen que descuide sus deberes en el trabajo y acaba despedido. Nuestro protagonista comenzará a ahogar sus frustraciones en la bebida ya que su casa se convierte, según sus propias palabras, en un lupanar y él prácticamente en un sirviente. En esta espiral de abyección y degradación, aparece su viejo amigo Wanzer que seducirá a Ginevra. Tras maltratar a su mujer en una ocasión, Episcopo asesina Wanzer en un acceso de valor e ira. Para colmo Ciro, el hijo de Episcopo, muere por una enfermedad. Como se ve, todos los ingredientes de una obra adscrita al más ortodoxo modelo naturalista de finales del XIX. Pero D’annunzio trasciende estos elementos gracias a una gran intensidad de escritura tal, que en apenas cien páginas es capaz de crear un drama y un personaje inolvidable a pesar de su infelicidad.

LEER MÁS

No hay comentarios: